Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Linealidad y Secretos II: Cultura

El final de siglo nos trae la idea de las comunidades identitarias solapadas en donde la diversidad es mucho más difícil de entender y mucho más complicada de medir. ¿No sería la no-linealidad la forma de reflejar esta diversidad?

En la entrega anterior traté de expresar mis observaciones sobre la importancia de la no linealidad narrativa y de los secretos en el despliegue de la psique como primera aplicación de los comentarios de Alberto Noguera (Por qué escribo lineal) y de Iñigo Medina (Calvin habla en el tiempo de los registros) aparecido en la Bitácora de las Indias. De psicología realmente no sé nada: soy un mero observador interesado. Hoy quiero expresar mi reacción a esas dos piezas en el campo cultural del que tampoco sé nada; pero del que soy un poco más que un observador interesado; soy, creo, un degustador con opiniones.

Pues bien hoy se habla de la posmodernidad como un recodo en el camino de la plasmación del Espíritu. Dejemos para los estudiosos de los Cultural Studies si se trata de una culminación del programa moderno o de un verdadero corte espistémico. Lo que yo quiero decir es que la novela lineal que practica y defiende Alberto Noguera, y supongo que el narrador omnipresente que suele presidirla, representa, evoca o refleja ese Estado moderno que todo lo ordena desde su poder omnímodo. Este Estado está en la raíz de un árbol de la que nacen todas las demás instituciones como ramas. La diversidad de estos avatares del Espíritu es fácil de entender y de medir, pues se trata de la mera distancia entre uno y otro medida por los pasos que hay desde una rama hasta la raíz y de ahí a la otra rama.

Puro siglo XIX, un siglo que también perfecciona el espíritu clasificatorio en Zoología, Botánica o Arqueología. El siglo XX fue testigo de la crisis de esa manera de pensar y del paso de la percepción política de la convivencia humana desde la idea del Estado hasta las ideas de finales de siglo sobre comunidades identitarias solapadas cuyas relaciones son algo muy parecido al hipertexto y que se simbolizan no en un árbol y sí en un rizoma (Guattari y Deleuze) o en una enredadera (de Ugarte), en donde los contactos no tienen por qué pasar por ningún nodo obligatorio y en donde la diversidad es mucho más difícil de entender y mucho más complicada de medir. ¿No sería la no-linealidad la forma de reflejar esta diversidad?

Esta contraposición metafórica entre el árbol y el rizoma o enredadera también es útil para pensar sobre el secreto puesto en juego en un mundo en el que lo oral está siendo sustituido por lo escrito digital perfectamente registrado. Si yo me veo como parte de un árbol parece fácil proteger mi intimidad consciente pues esa estructura es poco reveladora ya que las conexiones son poco escasas y las distancias largas. Si entiendo mi intimidad como lo consciente que no quiero revelar preferiré un árbol y la red me parecerá peligrosa. Si, por el contrario la intimidad que quiero preservar es la inconsciente, un árbol sirve a fortiori pero lo interesante es cómo festejo mi intimidad, del tipo que sea, si, como ocurre hoy, estoy enredado en una estructura que es muy reveladora porque las conexiones son muchas y las distancias cortas. En esta situación el silencio es una estrategia poco efectiva pues es imposible que sea total.

La estrategia buena para preservar la intimidad, especialmente la subconsciente, es la de los indios sioux, borrar las huellas con una escoba que consiste precisamente en dejar más huellas, todas ellas creíbles. En una enredadera, la transparencia es la forma posmoderna del secreto.

«Linealidad y Secretos II: Cultura» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 10 de Diciembre de 2003 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.