Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Lengua propia

El día de la entrega de los premios de la Fundación BBVA a los que hice mención el otro día, me encontré, después de algunos años de no verle, con mi “joven” colega Jorge Nieto hoy en la Universidad pública de Navarra. Entre otras muchas cosas de las que hablamos en diez minutos que incluían los buenos deseos de vernos más a menudo,me quedo con su confesión de que ahora lo que hace es escribir en español. Puede parecer una boutade pero no lo es para quien tiene que basar su reputación y su orgullo profesional en ser publicado en revistas de impacto que, ¡oh sorpresa! se editan en inglés.

Con el impacto de esta confesión orgullosa en la cabeza asisto al seminario “Protección y desarrollo del conocimiento tradicional” que, como parte del acuerdo entre la UNAM y la UAM se celebró en esta última universidad bajo los auspicos de su departamento de teoría economica e historia económica y el copatrocinio de la FUE. Se trataba de compartir ideas y resultados sobre la manera en que la protección de los derechos de propiedad intelectual puede ayudar al conocimiento tradicional atesorado por las numerosas comunidades indígenas sitas hoy en suelo mejicano al tiempo que las prerserva a ellas de la invasión de una cultura extraña y potencialmente destructiva.

De repente me dí cuenta de que estaba asistiendo, después de más de veinte años, a un seminario de investigación en el que las ponencias se presentaban en castellano y que, en catellano también, se planteaban las preguntas o se formulaban los comentarios.Y sentí un gusto especial por poder pensar en mi lengua materna quizá por solidaridad con esas comunidades indígenas.

Pensé que estoy acostumbrado a que estos actos se celabren en inglés y que, cuando en en ellos estoy, mi postura es doble.Por un lado quiero entender o explicarme, pero por otro pate, mi atención está también dirigida a hacerme admitir, sentimiento este que comparto en general con muchos de los otros asitentes. No critico esto pues en algún idioma hay que entenderse; pero no es algo baladí.

Exige, por ejemplo, una especie de gimnasia continua para que no se afloje el músculo lingúístico. Esta gimnasia consiste en la prática de una especie de lenguaje pidgin en casa con el uso continuo de expresiones en inglés. Este uso conserva mi agilidad lingüística y mental, pero me cambia la cabeza y ya no estoy seguro de que mi intento diario de escribir la página perfecta vaya a tener éxito.

Entiendo muy bien a Jorge. Y creo que un poco mejor a mí mismo.

«Lengua propia» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 4 de Julio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.