Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Las uñas de la monja enana

Encorvada, con su toca a la altura de su puntiaguda chepa y ambas a la altura de la hebilla de mi cinturón, me permito observarle cuando permanece sentada y la liturgia me obliga a levantarme.

Sus manos son como dos sarmientos idénticos entrelazados que solo dejan sobresalir las uñas de dos pulgares delgados como huesitos de pollo. Dos uñas maravillosamente cuidadas que se frotan entre ellas en un gesto de coqueterí­a pecaminosa que un inquisidor con mi vista y mi intución nunca hubiera dejado pasar.

Se embellecí­an mutuamente durante el cántico del Santus y no dejaron de hacerlo durante la Consagración. Lo sé porque ella permanecí­a sentada por privilegio de la edad y yo, por mis pobres rodillas artrí­ticas, me mantení­a de pié detrás de ella.

Pero cuando llegó el Padrenuestro, maravillosa oración que nunca dejo de murmurar en su versión antigua, mi querida,diminuta monjita enana escondió pudorosamente sus dos pulgares en el regazo de sus manos atormentadas.

¿De quién sera hija esta monja vieja que ora sin pensar, que ya no se pertenece; pero que guarda para sí­ misma un secreto que la independiza y la individualiza?

Pobre hija disminuí­da de un “handsom devil” ( como el papá de joan Baez) que nunca supo del fervor amoroso que alguien bien cercano sintió por él.

Esa noche paseé mi vuelta casa con algo parecido a la ensimismada unción de quien ha visto un milagro.

«Las uñas de la monja enana» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 28 de Junio de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.