Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Ladrillos y camareros no more

Hoy ( 11 de abril) se nos dice, en uno de los editoriales del Pais, que España tiene que cambiar de modelo de crecimiento. ¡Menuda noticia!. Desde al menos hace cuatro años que dije que habí­a que intercambiar camareros (con todo respeto por esta figura de trabajador tan mal tratada por Arias Cañete) por cientí­ficos y ladrillos por ordenadores, somos muchos los que han ecomendado ese cambo de modelo.

La sugerencia comenzó a ser un lugar común desde que se empezó a hablar de la Nueva Econo mí­a, nombre que, erroneamente, desapareció del lenguaje común a partir de la explosión de la burbuja punto com.

La opotunidad para ese cambio está aquí­ ahora que ya se ha desinflado la burbuja inmobiliaria que, al formarse, suavizó la explosión de la anterior. Y sin embargo esta oportunidad obvia no ha aparecido en el discurso de investidura de Zapatero con la suficiente nitidez. Se propone en su programa paliar los efectos de la crisis financiera resultado de la explosión de la burbuja inmobiliaria; pero a base de recetas demasiado directas como construir más V.P.O.s.

Digan lo que digan los ortodoxos no hay más remedio que gastar contra el presupuesto. Esto no es bueno, pero teniendo en cuenta que el deficit por cuenta corriente empezará a disminuir el solito por el encarecimiento relativo de los bienes de importación, no me parece demasiado peligroso tirar del superavit acumulado. ¿Para gastarlo en qué?

Pues bien es la hora de la tecnologí­a y la ciencoa aplicada. A alguns nos gusta la ciencia por sí­ misma en cuanto representa la búsqueda desnuda de conocimiento; pero teniendo en cuenta que los mismos cientí­ficos entienden muy intuitivamente cómo hay que amarrar la pasta, no creo que nadie vaya a escandilizarse de que el paí­s haga un esfuerzo en ciencia aplicada y tecnologí­a.

Ya que España ya no tiene ventajas salariales lo mejor que puede hacer es prepararse para la competencia basada en la productividad y lo que incrementa ésta es la ciencia aplicada a la innovación. Ya no vale preocuparse de porqué no lo hemos hecho antes. Las cosas en un sistema de mercado solo se hacen cuando merece la pena hacerlas y hasta ahora era mejor invertir en ladrillos y en turismo. A partir de ahora será inteligente invertir en ciencia o en tecnologí­a y se hará, máxime cuando hay dinero por ahí­ en busca de oportunidades.

Aunque parezca mentira es el momento del venture capital y de la private equity. La reestructuración se dará y la private equity no desaprovechará la oportunidad; pero es que, además, la búsqueda de rentabilidades altas llevará al dinero hacia las materias primas escasas y hacia la tecnologí­a avanzada. Invertiremos más en Africa; pero también más en tecnologí­a avanzada.

Los incentivos a la innovación, poco efectivos hasta ahora empezarán a tener impacto y esto hace del próximo equipo ministerial de industria, acompañado o no de Ciencia y Tecnologí­a e Innovación una buena pieza del entramado público. El mero hecho de existir y sea quien sea su titular harí­a que un Ministerio así­ ocupe un lugar central en los póximos años.

No empezará en barbecho porque se llevan algunos años explorando el terreno; pero sonó la hota de la audacia y no todos los gobiernos saben utilizar el momento y no toda persona con Cartera ministerial conoce las formas de la audacia.

Hace falta alguien que no tenga un coste de oportundad demasiado alto pues no estarí­a dispuesto a quemarse. Y aquí­ hay que asumir el riesgo de fracasar aunque solo fuera por cuestiones de timing. Pero lo que hace falta sobre todo es una nueva manera de pensar. Las empresas son ágiles adaptándose a la necesidad porque en ello les va la vida; pero los tecnólogos y cientí­ficos son mucho menos ágiles a pesar de que saben muy bien que muy a menudo el éxito está justo ahi, pero pasa desapecrcibido por la rutina de la mirada.

«Ladrillos y camareros no more» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 11 de Abril de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. El País tal vez lo encuentre novedad. Pero recuerdo a Miguel Sebastián defendiendoe esas tesis hace 5 años… muchos hace cuatro, tuvimos la esperanza de que se aplicaran en esta pasada legislatura, pero parece que en España estamos condenados a que el Ministerio de Industria sea más bien un Ministerio de Relaciones con Cataluña que un ministerio económico…

  2. Vaya! Antes hablo y antes ocurre el milagro: ¡¡Miguel Sebastián Ministro de Industria!!

    Ojalá hubiera jugado con vacas gordas… pero bienvenido sea -aún más- en las flacas!

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.