Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La Web 2.0

Es curios que en España la Web 2.0 triunfe, en la medida en que gusta más internet para la relación que para la información, y que al mismo tiempo seamos de los últimos en introducción de las nuevas tecnologí­as. Por un lado estamos en el buen camino al reconocer con nuestros actos que lo importante es la conexión distribuí­da entre la personas; pero por otro nos confundimos al no mostrar con hechos la curiosidad que sin embargo sentimos por las más novedosas de las nuevas tecnologí­as. Haré dos comentarios sobre cada uno de estos aspectos de la Web 2.0

Pensemos para empezar en la convergencia entre dos temas relacionados í­ntimamente: el networking e internet como máquina de netweaving. Ya vimos en su dí­a que por ahí­ iba el futuro y ahora parece que se confirma según el FT que hace un reportaje sobre las declaraciones del CEO de Cisco, empresa ésta que sufrió en la explosión de la burbuja en el 2000, pero que se recupera y reconoce que la forma de trabajar va a ser muy diferente ahora. La potencia de internet ha sido siempre, no tanto la reducción de los costes de transacción, sino sobretodo el generar efectos red o rendimientos constantes a escala por parte de la demanda.

En segundo lugar, y continuando con el aspecto relacional, lo importante no es ya a cuanta gente llegas con tu página o cuanta gente se conecta a tu blog, sino cuanto tiempo permanece leyéndote interesadamente quien te contacta. Es una cuestión de economí­a de la atención, un asunto que no puede pasarse de largo pues es crucial para el apoyo publicitario al crecimiento de este aspecto relacional que es el que finalmente colabora de menera efectiva al incremento del capital social y a su rendimiento.

Y ahora pensemos brevemente en el aspecto de la Web 2.0 que tienen que ver con dos sorprendentes avances tecnológicos: el fabbing y el wii.

Cuando uno ve a Corretza jugando un tenis virtual contra una pared, pero ejercí­tándose tan efectivamente como si estuviera en la cancha de Wimbledon, uno piensa en aplicaciones industriales de esa tecnologí­a. Como me contaba Ugarte uno podrá diseñar sus propios objetos completamente personalizados para que luego les sean entregados, desde una fábrica-almacén, sin necesidad de hacer complicadí­simas combinaciones modulares y finalmente tener que cargar con las piezas y, lo que es peor, tener que ensamblarlas posteriormentr tal como ocurre ahora en sitios como Ikea. El usuario se ha convertido en un elemento importante de la cadena de producción-distribución.

¿Y el fabbing? Aunque sin ese nombre máquinas para la reproducción de objetos en tres dimensiones ya existen hace tiempo y han sido exploradas por artistas con un éxito variable. Lo interesante es que ahora cualquier usuario va a poder confeccionarse pequeños objetos personalizados en su casa desde su ordenador acoplado auna pequeña maquinita. Qizá un regalo para una hija que demuestre no solo su amor sino también su habilidad en la fabricación de una joyita.

Y estas posibilidades que abre la Web 2.0 no son independientes entre sí­. Pensemos, por ejemplo, en un banco. Puede colaborar con un medio de comunicación ofreciendo a sus clientes la posibilidad de hacerse en casa sus propias piececitas de arte o la posibilidad de confeccionarse talonarios personalizados. Puede utilizar sus locales a pie de calle y fuera de horas para montar como una sala wii. Para no hablar de las posibilidades que la Web 2.0 proporciona para el aumento de la productividad, especialmente en momentos de cambio, a través el uso inteligente de las conexiones personales internas.

Estoy como en un trance de entusiamo senil. Me recuerdo a mí­ mismo escuchando asombrado al abuelo de unos amigos que, habiendo sido el inventor del mortero Instalaza, y a una edad provecta, nos avisaba entusiastamente a los jóvenes sobre las cosas que í­bamos a ver tratando de asociarse con nosotros. Es una rabia que esto no me haya cogido con treita años menos.

«La Web 2.0» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 19 de Julio de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.