La venganza de Renault

por | martes 16 de noviembre de 2010

Les ha debido saber a gloria. Fernado Alonso atrapado entre Petrov, justo por delante de él, y Kubica ocupando una posición más adelantada que reducía el número posible de puntos que Fernanado podía alcanzar. Renault, con su color amarillo propio de la envidia, ha debido festejar con champán. Todavía creo oir las risas de su antiguo patrón, el inefable Briatore. A no ser que siga siendo el agente del propio Alonso en cuyo caso ¿qué más da ya la Fórmula 1?