Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La pelota vasca

La pelota vasca. La piel contra la piedra es un producto artístico de un autor llamado Julio Medem que toma como materia prima el paisaje y la opinión, los trabaja como sabe y nos regala su punto de vista sobre lo que pasa en Euskadi. Medem es vasco y yo también, por lo que no es de extrañar que me haya emocionado, a pesar de mi presunta racionalidad, al enfrentarme a ciertos aspectos de su trabajo. Me emociona lo mítico y reconozco su fuerza (aunque no crea en ello), lo rural (aunque yo lo desconozca en su profundidad), el paisaje que pulió mi retina y la música de Mikel Laboa que es a mi oído lo que el Guernica a mi vista.

Pero este documento de Medem, que aparecerá ampliado en otros formatos, no sólo me ha emocionado; sino que también me ha impactado en otros recovecos del alma. No olvidaré fácilmente la voz de Orson Wells, la sonrisa poética de Atxaga o la presencia física del presidente de la Cámara de Comercio de Bayona; ni dejaré de recordar la evidente apuesta por los jóvenes, a los que la mirada del autor acaricia con amor y que son, para alguien que ya ni siquiera peina canas, los únicos que ofrecen novedad y esperanza.

El sentido estético del autor está puesto al servicio de un mensaje que es diáfano. Son los jóvenes los que pueden sostener un diálogo que admita a todo el mundo, que tendría que escuchar con cuidado a Aralar; pero que no deberá despegarse mucho de lo que allí, en Euskadi, llamaríamos socialismo guipuzcoano (recordemos que Medem es de San Sebastián).

Este mensaje está eficazmente vehiculado; pero no ciega al espectador que se siente muy libre de echar en falta algunas voces o de sentir que algunas sobran. A mí, en esta ocasión, me sobran los políticos, antropólogos e historiadores, por previsibles y repetitivos, pero me falta la fauna urbana que se afana diariamente en los núcleos urbanos. Me gustaría haber escuchado las voces anónimas de matronas, médicos, ingenieros, empresarios, funcionarios, arquitectos, profesores, dentistas, albañiles, hojalateros, directores de museo, empleados de banca, conserjes de finca urbana, guardias de tráfico, tenderos de coloniales o de tejidos e investigadores.

Pero nada se puede juzgar por lo que no contiene o no expresa; sino sólo por lo que sí muestra. No se puede esperar de una obra artística que articule con precisión un mensaje políticamente complejo ni que tome la forma de un tratado de politología. El PP brilla por su ausencia y el asesinato de Miguel Angel Blanco no recibe la atención central que yo creo que merece como el origen mismo de los últimos acontecimientos que han marcado la deriva vasca. Y sobre todo falta, a mi juicio, Basta ya porque es este movimiento quien mejor y más coherentemente expresa la falta o imposibilidad de un lenguaje que vehicule el diálogo. Sin embargo, el gran mérito de La Pelota Vasca es, precisamente, que contribuye a crear ese lenguaje, artístico pero lenguaje al fin.

«La pelota vasca» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 17 de Noviembre de 2003 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.