Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

La Nueva Banca

La Nueva Banca no contratará solo con expertos en extracción o tratamiento de datos o similares, sino que deberán aprender a dejar asesorarse por gente imaginativa más relacionados con la poesía o con la literatura en general, incluida la ciencia ficción

sciencentre-school-holidays-science-fiction-exhibi1Hablar de Banca es hoy necesariamente hablar de la Nueva Banca, pues solo sobrevivirán a la crisis aquellos negocios bancarios que se adapten a las nuevas tecnologías y pasen la regulación que poco a poco se va estableciendo y que hace difícil y poco rentable la Banca Tradicional, y prohíbe, en la medida que puede, la Banca generadora de productos estructurados que están en el origen de los problemas del sistema financiero. Aunque ya he hablado de Banca en este blog, por ejemplo aquí, vuelvo sobre el asunto para aportar una idea que creo nueva, aunque estoy seguro que hay gente del sector que ya la acaricia.

La Banca está en el centro de la crítica al sistema económico actual por su presencia en las puertas giratorias o en cualquier otro ejemplo de extracción de rentas. De ahí que tenga que recuperar su prestigio si alguna vez lo ha tenido. Para ello no basta con la venta al por menor de productos claros y con la agilidad en la concesión de crédito a empresas de acuerdo con criterios presentables. Es necesario también asegurar públicamente que se usa el dinero de los depositantes en financiar proyectos bien estudiados. Más en general, ya no hay vuelta al simple modelo de mera traslación de plazos tomando prestado a corto y prestando a largo, contando con la renovación de los prestamistas a corto a una velocidad compatible con la ratio de capital sobre esos activos legalmente exigibles. Todas estas funciones tradicionales seguirán existiendo, pero estarán tan súper reguladas que el negocio difícilmente va ser atractivo apara los inversores.

Esto es un problema serio si queremos que la Banca siga siendo privada por muy regulada que esté. En estas circunstancias parecería que estamos en peligro de que se detenga la internacionalización y que los bancos vayan a retraer su presencia a las fronteras que delimitan su supervisión, por muchos Bancos centrales reguladores que se impongan. En estas condiciones solo nos quedan dos salidas: la reducción de costes, que depende de la institución, o el incremento de la demanda, que quizá pueda ser propiciada por nuevas maneras de mirar y gestionar el negocio.

En cuanto a la reducción de costes, parece claro que está ya en marcha aprovechando las nuevas tecnologías de la información y la comunicación aplicadas ahora a operaciones rutinarias, y que permiten la reducción de personal y de los correspondientes costes laborales a través del uso de esas TIC para eliminar sucursales y el cara a cara entre clientes poco sofisticados y empleados con aspecto honrado. Sin embargo, este camino no lleva muy lejos, pues depende más de la aceptación por parte del público (y esto depende de su educación tecnológica) que de las posibilidades técnicas.

Pensemos en las posibilidades de buscar actividades novedosas que puedan ser demandadas con generalidad. Y hagámoslo a partir de la enorme cantidad de datos sobre personas que un Banco genera o puede adquirir. Es hora de combinar una actividad que era analógica y que puede ser sustituida por los servicios online con lo que se podría llamar, siguiendo la estela del BBVA principalmente, la Banca Digital, un negocio que sepa utilizar los datos acumulados y que, por cierto, deberían ser un bien comunal.

Esta Banca Digital ofrecerá nuevos servicios y productos, como podrían ser propiciar negocios entre clientes, o servir de palanca para fusiones, así como entrar en negocios que se conocen bien pues son desde hace tiempo clientes del Banco online u offline. Pero lo más novedoso es que esa nueva banca puede vender o propiciar estilos de vida hechos posibles a través de nuevos negocios. Pensemos de manera simplista en las posibilidades que van a existir para levantar centros cooperativos de mayores erigidos de tal forma que reproduzcan el ambiente social al que están acostumbrados los cooperativistas. A partir de ahí los posibles ejemplos de nuevas actividades se multiplican, tal como el lector podrá experimentar si se para un segundo a reflexionar y deja suelta su imaginación.

¿Quién será el ganador en este nuevo negocio? Por un lado es un ejemplo de sector en el que tiene ventaja el primer llegado si acierta con el modelo, pues a partir de ahí surgen los rendimientos crecientes a través del efecto Mateo. Pero por otro lado nunca hay que olvidar la destrucción creativa schumpeteriana, que muy a menudo mata a los primeros innovadores y premia a los seguidores aprovechados en sectores de rápido cambio tecnológico, como sin duda van a ser los relacionados con lo que se llama Big Data.

Pero en la dialéctica entre estas dos fuerzas contrapuestas no me cabe la menor duda de que la estrategia ganadora estará en invertir no tanto en prever el futuro, sino en crearlo a partir de una enorme ventaja inicial, puesta en funcionamiento no de golpe sino solo de manera paulatina. Esta es la idea nueva que deseaba resaltar. Si es cierta, la Nueva Banca no contratará solo con expertos en extracción o tratamiento de datos o similares, sino que deberán aprender a dejar asesorarse por gente imaginativa más relacionados con la poesía o con la literatura en general, incluida la ciencia ficción.

«La Nueva Banca» recibió 1 desde que se publicó el Martes 1 de Julio de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juanjo Pina dice:

    La verdad, me encanta la idea. Eso minimizaría un poco la tremenda culpa del sistema bancario (más aún que de los bancos como tales) en todo este follón.

    Pero me temo que, en la práctica, sería cosmético, porque, al fin y al cabo, las máquinas de hacer billetes siguen dirigidas por malvados y por personas enclaustradas en perversos incentivos interminables. Encontrarían la forma de absorberlo todo y “despistar” lo generado.

    Juan, conste que no trato de acabar en el oro, y que no es ese metal no adalid de pureza alguna, pero ¿no hace falta de alguna manera un poco más de diversidad? ¿No hacen falta relatos económicos vulgarizados ¿No hace falta la victoria de un nuevo Banco de Amsterdam? ¿No hace falta visibilizar las bases del problema, incluso si el free banking fuese la opción final? ¿O quizá simplemente más viejos sorianos?

    http://youtu.be/9_IoPCke6Os

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias