Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La naturalización del lenguaje económico

Consideren el título de la conferencia que el señor Caruana dictó en la cátedra de economía y sociedad de la Caixa que tuvo lugar en Madrid el viernes 12: El estrecho camino hacia la estabilidad económica. Su contenido supongo que, dada la actual posición del ex-gobernador del banco de España,tuvo que ser un paseo por todo lo que hoy está estudiando el Banco Internacional de Pagos de Basilea en sus diversos comités: cuestiones de regulación y de supervisión mayormente.

Pero lo intresante no es este contenido, sino el análisis semántico del mencionado título. Seguro que hay mucha gente que agradece la claridad del título pues se hace la idea de que lo entiende. Y, sin embargo es literalmente incomprensible. Como la mayoría de los comentarios periodísticos, incluyendo los míos, sobre la situación económica y que, últimamente, se centran en el desapalancamiento.

Para empezar no hay manera de saber qué quiere decir estabilidad económica. Lo de estabilidad ya es dificil y nos evoca problemas de los bólidos de la Formula 1 o la situación de un proceso mórbido: el enfermo está estable y si no, malo. Pero ¿qué significa esa palabra cuando se habla de estabilidad económica? ¿Qué el sistema económico no explote ni implosione? O.K. Pero ¿qué es un sistema económico? ¿Algo como un bólido o como un enfermo? Pues ni lo uno ni lo otro. Sde algo que definido con exactitud sobrepasa la cultura general.

Pero eso es casi trivial en comparación con lo del camino hacia esa estabilidad que no sabemos lo que es. ¿Qué es un camino en economía? Es una senda que puede seguir una variable como, por ejemplo y apara estar à la page, la deuda de ese sistema. Se trata de algo que, interno a un sistema, parecería que puede ser descrito sin ambigüedad dentro de ese sistema: como un río dentro de su cauce. Pero si estamos hablando del sistema económico en sí y en toda su complejidad ya no hay cauce por el que discurre y la palabra camino se problematiza: como si el ríos se hubieran desbordado y tuviéramos que pensar sobre la dinámica del agua en esas condiciones. Se me antoja que, seguramente, se trata en ese caso de un sistema complejo con múltiples soluciones y cuya senda, trayectoria o camino es imposible de prededecir.

Pero si esto es así ¿qué quiere decir que el camino es estrecho? Lo primero que viene a la cabeza es que se debe tratar del camino ascético a la vitud o una situación llena de peligos entre Escilla y Caribdis. Pero qué o quién es la Carbdis de un sistema económico o su Escila?

Todo esto se aclararía si dijéramos que queremos saber si la trayectoria-solución de un problema de control óptimo o de programación dinámica condicionado por un sistema de ecuaciones difrenciales cumple la ecuación de Bellman. Pero entonces solo lo entenderían los que tuvieran conocimentos matemáticos, pero los otos se quedarían in albis.

No nos queda más remedio que admitir que la naturalización del lenguaje económico, y por ende de todo lenguaje que se pretende científco, es peligrosa. Es fácilmente manipulable por los conocedores de la retórica utilizada. De ahí que la divulagación científica sea realmente imposible, lo mismo que la traducción.

Pero entonces ¿cómo vamos a decidir qué parte del gasto público vamos a asignar a la ciencia? No lo sé pero sí sé que tampoco lo sabe los gestores públicos y mucho menos la ciudadanía. Para allegar recursos hay que naturalizar el lenguaje y ello hace que el estrecho camino de la finaciación de la Ciencia sea realmente un camino intrincado que no admite soluciones fáciles. No hay manera de encontrar una buen vía que no pase por la autogestión de los científicos. Pero entonces, y si esto es cierto, que se busquen la vida naturalizando su lenguaje ante los interese privados o que lo hagan para popularizar su propia autogestión y vender sus productos.

Beno, paro aquí antes de salirme del ancho camino de la sensatez y caer en una radicalidad dificil de naturalizar.

«La naturalización del lenguaje económico» recibió 0 desde que se publicó el Martes 16 de Marzo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.