Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La ley mordaza

Unanimemente y de forma homogénea los los medios de comunicación se han posicionado en contra de la ley emanada del parlamento de Cataluña que otorga al Consejo Audiovisual Catal án (CAC) la capacidad sancionadora de aquellos medios audiovisuales qie violen las condiciones del otorgamiento de la la licencia administrativa que les permita ejercer un servicio que se considera como público.

La unanimidad huele a corporativismo; pero en este caso esta unanimidad y este corporativismo se me antojan bienvenidos puesto que trabajan a favor de una libertad de expresión que es imprescindible para la democracia.

La homogeneidad de la reacción, sin embargo, me ha hecho pensar. Afirmar, como se ha hecho sin excepción, que sólo la justicia puede perseguir, y eventualmente sancionar, conductas sospechosas de violar deberes administrativos, es un buen deseo que apoyo sin reservas pero que, sin embargo, no se cumple en otros servicios púbicos. Pondré tre ejemplos.

Los Catedr áticos disfruta de libertad de c átedra; pero pueden ser sancionados por el Rector, previo un informe elaborado por una comidsión nombrada poe ese mismo Rector, por alguna conducta impropia como, por ejemplo insultar a un compañero de claustro que haya incumplido con sus obligciones. Los Notarios, otros servidores públicos, pueden ser separados de su cuerpo, temporal o definitivamente, si no cumplen con algún requisito del ejercicio de su profesión, supongo que mediante algún procedimiento administrativo pero sin ningún juicio. Y hasta los propios Jueces pueden ser sometidos a un tratamiento similar por parte del Consejo del Poder judicial que es un simple órgano administrativo no muy didtinto del CAC.

Mis colegas de derecho administrativo, adem ás de afear mi segura ignorancia, estar án llenos de razones para distinguir el otorgamiento (o la retirada) de una licencia de la adquisición de un puesto funcionarial, ambos conseguidos en buena lid y con toda clase de garantí­as, como también diferenciar án la importancia de la libertad de expresión de cosas menos importantes y cruciales como la libertad de c átedra, la fe pública o la independencia judicial; pero no creo equivocarme en la doble intención de lo que digo.

Primero , la justicia como única cortapisa del ejercicio de ciertas funciones públicas, deberí­a extenderse a Catedr áticos, Notarios y Jueces para que nadie tenga que decirles cómo se ejerce la parte de servicio público que su fución les exige.

Segundo, creo que en este caso concretode la apertura de un expediente a un medio concreto por parte de CAC, el corporativismo es adecuado porque se ejerce a favor de un medio radifónico que, a juicio de quienes a mi alrededor lo escuchan, es un ejemplo de independencia, objetividad, ponderación, tolerancia y sentido del humor.

«La ley mordaza» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 26 de Diciembre de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.