Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La dispersión

Topo de golpe, sin previo aviso, sin ninguna intuición de lo que iba a pasar, con un libro de Eugenio Trí­as que me retrotae a tiempos muy lejanos y, sin embargo, muy próximos.

Se trata de La Dispersión. Est á editado por Taurus en la colección Ensayistas de hoy y es del año 71. En ese año no creo que Taurus fuera todaví­a del grupo Santillana y supongo que Jesús Aguirre, luego duque de Alba, dirgí­a ya esa colección aunque es posible que a la sazón todaví­a fuera el capell án de los universitarios inquietos en Madrid. Sea como fuere, hace 35 años el jóven Trí­as vislumbraba, a partir de Nietzsche, que habí­a algo que no funcionaba en la Modernidad a pesar de que ésta habí­a resistido aparentemente enhiesta el ataque distribuí­do y no coordinado del 68.

Estoy seguro que los hijos de los trí­as de este mundo que nacieron entonces y que hoy “se hackean” por el mundo, estar án encantados de saber que la cita inicial del libro, sacada del Zarathustra, dice así­:

El centro est á en todas partes

Parece apropiada para un libro de aforismos ( y, por lo tanto, descentrado) que canta a la dispersión, una verdadera idea trampa en un mundo jerarquizado polí­tica e intelectualmente, un mundo en el que no se ha inventado el PC, en donde todaví­a reinan los mainframes de la antigua IBM y en el que los francos de este mundo rigen pl ácidamente el destino de no pocos paí­ses que se dejan pastorear por quien manda de manera natural.

Como siempre llego tarde a casi todo, también tardé en hacerme cargo del que significaba una publicación aforí­stica como ésta de Trí­as. Pero acabé sospechando que me concerní­a y que habí­a encontrado en este filósofo un hermano que se habí­a adelantado a lo que yo escribí­a ya a principios de los 80: Economí­a Neoc ásica. Seducción y Verdad.

De entre todos los aforismos subrayados entonces ahora me llaman la atención algunos que paso a transcribir.

¿ Atreveos de una vez a pensar a la deriva, desprovistos de alforjas y salvavidas!

Como si fuera posible hacerlo de otra manera. Todos los salvavidas son ilusorios y entre ellos quiz á el m ás ilusorio sea el académico qu e te hace sentir que perteneces a una red segura cuando no es este el caso.

Unificar o multiplicar: esa es siempre la cuestión.

En ella se deciden dos mentalidades antagónicas una aficionada al planning, la otra- mucho m ás sofisticada- impregnada de un “esprit de finesse”. Para un economista hay aquí­ ecos evidentes que no hace falta subrayar y todos deberí­an de leer hoy en un aforismo así­ las nuevas formas de producción de lo que hasta ayer se llamó la Nueva Economí­a y que triunfa por doquier aunque no se quiera reconocer por los fracasos que su incomprensiór trajo consigo.

Termino por hoy con otro aforismo que espero se les deshaga en la boca como si fuera azucar y se entienda tanto hoy como hace 35 años en toda su ambigüedad:

Solo escribo para viajar o volar. Quiz á otros se eleven también al verme

«La dispersión» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 14 de Diciembre de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.