Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La Crisis (de la izquierda)

Casi como una continuación a la entrada de este blog de hace una semana más o menos, Atando Cabos, topé con una columna del siempre preceptivo Josep Ramoneda en la que calificaba de gran error la táctica socialdemócrata en general y particularmente la del partido en el poder en España.Según él la izquierda se podría quedar:

… lamiéndose sus heridas, incapaz de adaptarse a un mundo en que el sujeto político de cambio dejó de ser uno solo, tras aparecer una diversidad de movimientos emancipatorios que no ha sabido articular políticamente. Ahora están perdidos en el magma de la crisis.

Es una frase crucial para entender la forma en la que los que no somos conservadores podríamos tratar de no perder la palabra después de esta crisis. En el post citado ya mencionaba a Laclau y Mouffe y esta que me invento después deleer su libro (sobredimensionado como casi todos) es la frase que, a mi juicio resume su pensamiento y da pie a la conexión con Ramoneda:

La hegemonía sería la nota maracada por un diapasón (aleatorio) que da el tono para el baile de los antagonismos flotantes que no llegan a estabilizarse en un equilibrio (hegemónico)-aunque fuera momentáneo- sino que permanecen en un pluralismo agónico.

El mundo actual sería realmente como una sopa primigenia que siempre borboteando no encuenta su punto de sutura o de cierre o , diría yo, su equilibrio. Pero en ese barboteo quizá podamos discernir pautas o equivalencias de pautas o familias de pautas. La hegemonía sería pues como un discurso (entre la música y la letra) articulante de lenguaje y práctica. Como un paso adelante de la polarización amigo/enemigo de Schmitt como caracterización de lo político. Tendríamos ahora como una multipolaridad variable de antagonismos o, en palabras de Ramoneda, “una diversidad de movimientos emancipatorios”. Aunque no haya una noción de equiibrio puede ser útil imaginarla a fin de pensar su articulación política.

Ya no cabe pensar en la lucha de clases definida por la producción o en la dicatadura del proletariado, ya no hay una hegemonía prevalente única, no sabemos reconocer la llamada del final del barboteo. Solo sabemos pensar en la eterna vuelta a casa sin esperanza de que exista tal cosa como un hogar en el que reconoceríamos nuestro origen y destino. Solo cabe lo que esos dos autores llaman en la publicación citada, la democracia radical consecuencia de la asunción de la revolucion permanente. La música, en efecto, no tiene un final a descubrir. No hay sino la lucha sin cuartel entre pautas musicales que podríamos denominar como “de éxito”, su interacción y su desplazamiento en una senda sin fin.

Quizá quepa aquí hacerse eco de la disipación de rentas propia de El Capitalismo que Viene. Es porque cualquier renta es atacada por alguien que desearía apropiársela que las rentas persisten pero es como si no lo hicieran. Cada vez son recibidas por alguien distinto. Esto es posible en un mundo posmoderno en el que reina la diversidad y se presenta como mundo digital e intangible en el que justamente cabe la abundancia. Me atrevo a decir que esa abundancia es la que no acabamos de creernos, aunque en ello estamos desde hace años, y la que nunca llegará de manos del conservadurismo que la abomina y la reemplaza continuamente por la escasez que permite jugar al autoritarismo.

La crisis en la vivimos no es tanto una inexplicable crisis económica ( que puede explicarse perfectamente), sino una cirsis epistemológica en la que oscilamos entre entender la lógica de la abundancia y sus consecuencias o aferrnos a la escasez en la que reina el mal entendido “sentido común” y en la que las cosas parece que podrían encontrar su forma “de una vez por todas”.

Pues no, hace ya tiempo que no cabe más que la democracia radical ahora ya técnicamente ya posible. Ya no es tiempo de contemporizar más que en las formas. ¿O quizá ni siquiera en éstas?

«La Crisis (de la izquierda)» recibió 1 desde que se publicó el Lunes 7 de Junio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.