Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

La caida de las Bolsas y los paganos

Creo que las Bolsas europeas cerraron con pérdidas la semana a pesar del no- novimiento generoso del Banco Central Europeo. Quizá es que han leí­do bien el mensaje del BCE que dice algo así­ como que no subimos los tipos ahora, pero los subiremos en cuanto podamos. Esto querrí­a decir que pensaban seriamente haberlos subido pero que debido a las presiones no lo han hecho de momento aunque la situación lo pedí­a. Es decir piensan que la amenaza de inflación sigue viva. No me extraña que los mercados se hayan preguntado porqué diablos no lo han subido ahora y que, sea cual sea la respuesta a esto, lo mejor es vender ya.

O esto o quizá es que el sentimiento del mercado es más bien algo así­ como: “esta gente no sabe muy bien lo que hacer, queremos que vuelva Greenspan que se lo debe estar pasando pipa y vengándose de sus detractores”.

Y ahora, a buenas horas mangas verdes, el FMI dice que esto es serio. Esto me lleva a ratificar enfáticamente algo que decí­a ayer algo de lo que decí­a ayer. Si esto no le incumbe al fondo, que se calle. Y si ahora resulta que sí­ le competí­a me temo que el aviso de que la crisis financiera puede contagiar a la economí­a real llega un poco demasiado tarde. Así­ que no se puede echar la culpa a las agencias de rating cuando el propio fondo no ha estado a la altura.

La naturaleza humana exige responsables en estos casos, quiere cabezas de turco. Y me temo que una vez más los paganos van a ser los innovadores. La Economí­a Financiera ha proporciondo los instrumentos intelectuales suficientes como para saber distribuir el riesgo en general y algunos riesgos en particular, como el del sector inmobiliario digamos, al tiempo que facilita el cálculo del precio de estos instrumentos que distribuyen el riesgo y, en consecuencia , lo mitigan para cada inversor.

Basándose en estos resultados, bancos especializados paquetizaron el riesgo inmobiliario y lo vendieron a un precio razonable, una actividad que yo creo es de agradecer. Ahora resulta que a pesar de que realmente el riesgo es menor de lo que podrí­a haber sido, la subida de los tipos de interés hace que aumente la morosidad en general porque hay deudores hipotecarios que no pagan los intereses que les toca pagar. Los paquetes que incluí­an esos créditos pierden valor y se produce la estanpida. Esta estampida no va ser tan grave como hubiera sido si el riesgo no se hubiera repartido gracias a los innovadores.

Pero esta reflexión no va a pacificar a los vengadores. Perseguirán a esos innovadores lo mismo que persiguieron hasta la condena penal a los innovadores de Enron que, como ya he explicado muchas veces, inventaron algo tan maravilloso como un mercado de futuros sobre el tiempo atmosférico.

Ser innovador en el capitalismo de hoy es arriesgado. Todo el mundo canta a la innovación, pero se ceba en ella cuando la ambición de los que no han inventado nada rompe el saco. Pero si penalizamos a los innovadores frenamos el sistema. Los crí­ticos del llamado neo-liberalismo dirán que ya es hora; pero yo creo que es lo peor que podemos hacer. Es mucho mejor que, no mediando actividad delictiva, toda innovación sea bienvenida aunque sepamos que, hasta que se entiende bien por parte de todos, caben los malentendidos y los palos en la rueda del engranaje sofisticado que constituye un mercado actual.

Menos inquisición y más aprender de los que saben y que, sin embargo, son apartados del reparto del festí­n desde el momento que sus ideas caen en manos de los aficionados.

«La caida de las Bolsas y los paganos» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 9 de Septiembre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.