Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Kosovo no quiere ser Kosovo

El President Montilla ha dicho, no sé en qué contexto, que no está de acuerdo en que cada nación haya de tener un Estado. Justo lo contrario opinaba Ulises Moulines hace bastantes años en un artí­culo memorable y provocador ( y que ciertamente provocó la respuesta airada de Aurelio Arteta) en la revista Isegorí­a.

Pues bien, la independencia unilateralmente declarada por el Parlamento de Kosovo que ha levantado una ridí­cula polvareda entre nosotros solo redimida por el trabajito que ha aparecido en Sinpermiso, tiene que ver con aquella discusión.

Por un lado Miren Azcárate ha dicho, como portavoz del Gobierno Vasco que el caso de Kosovo es un ejemplo a tener en cuenta. Supongo que, siendo quien es, querí­a decir lo obvio, que el derecho de autodeterminación pertenece a los que se autodeterminan y no a ellos más otros. Es decir que, respecto a la independencia por adquirir según el principio de autodeterminación, solo pueden votar aquellos pertencientes al conjunto que quiere autodeterminarse.

Este principio me parece, y le parece a cualquier liberal consecuente, totalmente indiscutibleble. Cosa distinta es, naturalmente, la forma de ejercerlo con la prudencia aconsejable y con el debido respeto a las minorí­as.

La prudencia es indispensable porque no somos tan civilizados ni liberales como para esperar que el ejercicio de un derecho indiscutible no vaya a tener respuesta por parte de los demás y estas reacciones deberí­an ser tomadas en cuenta por quienes reclaman o predican el ejercicio del derecho, así­ como por quienes lo van a ejercer de hecho.

Todo proceso de este tipo tiene un coste y éste no debe ocultarse. Lo que no quiere decir que el principio esté en sí­ viciado.

No sé si tengo razón o no en esta postura; pero sí­ sé que la otra reacción que he observado es infumable. En un intento de ironí­a poco sutil, circula por la red un panfleto que plantea en biligí¼e y de manera retórica si Euskadi querrí­a ser Kosovo. Es decir si querrí­a rebajar su riqueza, enfrentar la delincuencia brutal que allí­ existe o querrí­a sufrir cualquiera de los males que, desgraciadamente, acosan a los kosovares.

Me parece un ejemplo claro de misplaced rhetoric ante cuya contemplación solo cabe sugerir la obviedad de que Kosovo no quiere ser Kosovo.

Pero esto tiene un corolario también obvio. Porque Kosovo no quiere ser Kosovo plantea ser solo Kosovo. Tengo que entender que han creí­do que no pueden estar peor y que quiren ser dueños de sus males y de sus posibles curas.

¿Es este el caso de Eusakadi? Pues no parece, por lo que serí­a razonable esperar que, reunidos en asamblea o parlamento sus habitantes. no quisieran ser independientes para solucionar esos presuntos males puesto que no les aquejan. Por eso quizá sobran las amenazas implí­citas. Y, si a pesar de todo, lo quieren, por ejemplo unánimemente en su Parlamento, pues allá ellos.

Lo que pasa es que no hay ninguna unanimidad ni nada parecido. Y ya está, no parece que haya mucho más que hablar, excepto para decir que esto no quiere decir que un dí­a no la haya.

«Kosovo no quiere ser Kosovo» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 7 de Marzo de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.