Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Juaristi y Ugarte

Jon Juaristi y David de Ugarte son dos personas notablemente inteligentes y muy eruditas que, curiosamente y por caminos raros que no vienen a cuento ahora, se cruzan en mi vida aunque no se conocen personalmente entre ellos.

El primero es poeta y ensayista de éxito y acaba de escribir su primera(?) novela siguiendo de cerca a unas tempranas Memorias. Es, además, catedrático de filologí­a hispánica y ha sido servidor del Estado en el ámbito cultural. El segundo no; pero es leí­do diariamente por una cantidad ingente de asiduos a la red y es un publicista rebelde y testarudo que acaba de publicar El Poder de las Redes con un prólogo mí­o.

La posmodernidad indefinida del segundo y la modernidad sobredefinida del primero se enfrentan ante mis ojos a menudo en la red, en el periódico diario, en la radio y en sus publicaciones de diferentes tipos.

¿Frente a frente? Juzguen ustedes mismos leyendo uno de los ultimos posts de David, uno de esos que va acumulando para conformar, dentro de poco tiempo, otro libro. Ugarte escribe un brillante y apretado post sobre Juaristi como parte de su nuevo proyecto ensayí­stico sobre las naciones o el sionismo digital.

Creo que este ensayo merecerí­a ser comentado con cuidado para contestar a la pregunta de si podemos considerarles enfrentados a Juaristi y Ugarte o les une soterradas ligazones. Sin embargo este examen nos llevarí­a al análisis de la obra de Juaristi algo que me sobrepasa a pesar de que hace poco glosé uno de sus recuadros dominicales en el ABC y de que hace tiempo lo comparé con Mirowski. Dejo, por lo tanto, esa labor para otro dí­a y paso a otra tarea menos docta pero más adecuada para mí­ que no tengo nada de erudito.

Me parece fascinante la breve historia paralela de estos dos personajes. Ambos son vascos traidores en el mejor sentido de la palabra, aquel que enfatiza que solo a través de la traición se mantiene la identidad que de lo contrario o sin esos traidores serí­a fragí­l, tal como comentaba hace poco en un post muy valorado por Ugarte.

Este último se siente africano y aprecia los gestos árabes y ciertas manifestaciones del Islamismo aunque no se haya convertido a esa religión (como hizo en su dí­a otro amigo común que tengo con Jon, Enrique Ojembarrena) ni a ninguna otra pero que, sin embargo, es un defensor inteligente de Ratzinger. Jon Juaristi, se ha convertido al judaismo y, de vez en cuando, nos deja saber que se siente vasco en algún sentido más bien sentimental.

Por caminos distintos uno y otro remontan su estirpe al liberalismo vasco que, aunque parezca mentira, existe. Uno por la ví­a guerrera hasta llegar a militares liberales donostiarras que acaban en Ceuta. El otro por la ví­a, más familiar para mí­, de los bilbainos, comerciantes de la villa que mantienen la paz en la guerra y cantan bajito el himno de los auxiliares ( defensores voluntarios de Bilbao frente a los carlistas que lo sitiaban) el 2 de mayo.

Mi relación con Jon no es asidua aunque algunos de sus libros reposan en mi mesilla de noche y he escrito sobre él las dos o tres veces ya mencionadas, ensalzando en una su elogio de la traición. Con David tengo una relación mucho más cercana como verá cualquiera que ojee este blog de vez en cuando y él ha sido mi modelo para reflexionar sobre el hacker como personaje representativo de nuestro tiempo.

Los dos han coqueteado con una u otra revolución y ahora subliman como pueden. Como todos. Estoy contento de conocer a ambos.

«Juaristi y Ugarte» recibió 0 desde que se publicó el Martes 29 de Enero de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] in mente el comentario de Teo Millán a mi post sobre Juaristi y Ugarte, que por error aparece como comentario a otro post, me parece conveniente copiar literalmente, […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.