Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Jon Leizaola y Baudelaire

Hace una semana murió mi primo Jon. Hacía meses que a extrañas horas de la noche me llamaba para contarme cosas de mi padre que, dada la diferencia de edad, él debía creer que yo ignoraba.Y amenudo tenía razón.

Creo que fue con ocasión del funeral de su hermano Maren, hace ya muchos años, cuando Iker, el tercero de los cinco hermanos Leizaola que mi madre quería como hijos, me recitó un pema de Baudelaire, una pequeña estrofa que se me quedó en la cabeza para siempre.

Durante años y años he recitado de vez en cuando: “Ô ma frivole, je t´adore avec la passion d´un prêtre pour son idole”.

No sé muy bien que relación tiene esto con la muerte de Jon más allá de la ocasión mencionada; pero ayer por la mañana, como por casualidad, encontré la versión bilingüe de Las Flores del Mal y esta edición se ha abierto ante mí justemente por La Chanson d´après-midi, un poema de 1860 en donde se encuentra la versión auténtica de la estrofa que yo llevo años recitando erróneamente pues no concuerda con el original.

No sé porqué pienso que a Jon le hubiera gustado el poema entero y no solo su segunda estrofa y creo que algo del ardor que este poema revela siempre estuvo en su vida aparentemente desordenada.

Chanson d’Après-midi

Quoique tes sourcils méchants
Te donnent un air étrange
Qui n’est pas celui d’un ange,
Sorcière aux yeux alléchants,

Je t’adore, ô ma frivole,
Ma terrible passion!
Avec la dévotion
Du prêtre pour son idole.

Le désert et la forêt
Embaument tes tresses rudes,
Ta tête a les attitudes
De l’énigme et du secret.

Sur ta chair le parfum rôde
Comme autour d’un encensoir;
Tu charmes comme le soir
Nymphe ténébreuse et chaude.

Ah! les philtres les plus forts
Ne valent pas ta paresse,
Et tu connais la caresse
Ou fait revivre les morts!

Tes hanches sont amoureuses
De ton dos et de tes seins,
Et tu ravis les coussins
Par tes poses langoureuses.

Quelquefois, pour apaiser
Ta rage mystérieuse,
Tu prodigues, sérieuse,
La morsure et le baiser;

Tu me déchires, ma brune,
Avec un rire moqueur,
Et puis tu mets sur mon coeur
Ton oeil doux comme la lune.

Sous tes souliers de satin,
Sous tes charmants pieds de soie
Moi, je mets ma grande joie,
Mon génie et mon destin,

Mon âme par toi guérie,
Par toi, lumière et couleur!
Explosion de chaleur
Dans ma noire Sibérie

Se ha ido Jon, se ha largado de su negra Siberia y ahora pienso que sus llamadas extemporáneas eran parte de su despedida. A mi me hablaba en castellano, inglés y euskera; pero a mi hermana Marisa le hablaba en francés. Por eso no ofrezco la traducción de esta edición.

Esto es entre él y yo. Ojalá esté ya con esta mujer que adoraba con la pasión de un sacerdote por su ídolo.

«Jon Leizaola y Baudelaire» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 20 de Abril de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.