Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Is Freakonomics ruining the dismal sciece?

Mi amigo JRC me pasó hace ya tiempo un comentario de Noam Scheiber ( senior editor de la New Republic) con el tí­ ­tulo de este post, otra pieza a añadir a la crí­ ­tica irónica de Ariel Rubistein que puede leerse en su pá ¡gina web y que parece acusar de frivolidad al trabajo de Steve Levitt en su libro Freakonomics, un verdadero éxito editorial que quizá haya hecho bien a la Economí­ ­a, pero que la distorsiona -según Rubinstein-fijándose en problemas “bonitos” aunque no necesariamnte excitantes o relevantes.

La mezcla de comentario biográfico y crí­ ­tica de la ciencia que conforman el comentario de Schreiber, nos hace ver con claridad la diferencia entre los estudios cuidadosos de grandes cuestiones por parte de verdaderos pesos pesados, como Heckman o Paul David, y los artí­ ­culos semiperiodí­ ­sticos sobre fenómenos míƒ ¡s o menos irrelevantes elaborados con un gran ingenio en el tratamiento de bases de datos de elaboración reciente y que permiten encontrar causalidades ocultas hasta entonces.

“Si hubiera sabido que la Economí­ ­a admite estas frivolidades me hubiera quedado en lugar de hacerme periodista” nos dice Scheiber en contradicción flagrante con la postura de Rubistein quien de haber sabido que la Economí­ ­a se iba a convertir en un mero sentido común poco riguroso y menos ambicioso quizá se hubiera dedicado a otra cosa, tal como ha sugerido en algunas entrevistas.
A mi juicio, sin embargo, la Economí­ ­a no es más o menos importante por las preguntas que plantea o por las técnicas estad ´s ­sticas que utiliza. El desarrollo o la pobreza parecen más importantes que los cambios en las estadí­sticas del aborto en los EE.UU. Pero lo importante es la existencia de un marco unificador en el que los problemas tratados y las técnicas utilzadas alcanzan su sentido. Si hoy discutimos acaloradamente sobre esta forma de hacer economí­ ­a o sobre la Psicoeconomics o sobre la Neuroeconomics es justamente por falta de ese marco unificador que se ha ido deshaciendo a medida que crí­ ­a la Economí­ ­a de la Información en cuyo marco florece la casuí­ ­stica.
A falta de ese marco, disfruto de la irí­ ­a de Rubinstein; pero me rsulta muy dificil tragar las distinciones entre frivolidad y relevancia que nos propone Scheiber. A mi me parece estupendamente bien que se planteen y se resuelvan problemas quizá triviales y que incluso se admita su publicación en journals respetables, debido en ambos casos a la novedad en el tratamiento de datos, una novedad que permite distingir la dirección de la causalidad.
La relevancia o irrelevancia social de los problemas tratados no es algo que me llame la atención a efectos de juzgar la deriva de la ciencia lúgubre. No se trata necesariamente de insensibilidad por mi parte; sino de que la solución de grandes problemas como la pobreza puede venir de sugerencias sobre el comportamiento de los profesores de segunda enseñanza de Chicago. Al menos eso; pero también es posible que la acumulación de aparentes trivialidades puedan dar origen a ese nuevo marco unificador que echo de menos. Mucho trabajo rutinario en el laboratorio genera a veces la chispa que enciende la imaginación creativa necesaria para elaborar un trabajo relmente seminal.
El Everest solo “crece” en el Himalaya.

«Is Freakonomics ruining the dismal sciece?» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 4 de Mayo de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.