Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Ingeniería económica

Auman dice que las subastas son un mecnismo diseñado en base a nuestro conocimiento del funcionamiento de un mercado y que, como tal mecanismo, constituyen la más elaborada pieza de ingeniería económica.

Sin embargo no es la única. Basta con recordar los mecanismos de Groves y Ledyard para extraer la verdadera willingness to pay por un bien público. Sin esos mecanismos- que no son gratis- no podemos esperar conocerla pues hay claros incentivos a minusvalorarla para que sea otro el que pague por ese bien público.

Naturalmente la literatura sobre diseño de mecanismos no acaba ahí y cabe mencionar mecanismos no solo para la revelación de preferencias como los citados, sino otros encaminados a reducir las dificultades propias de situaciones con información asimétrica. Estos mecanismos de screening son los que habría que perfeccionar para solucinar la naturaleza no reveladora del equilibrio en bancos en que se encuenta el mundo y que está llevando hacia una coyuntura realmente preocupante.

Y sin embargo no se está haciendo así y solo contamos con iniciativas dispersas y no muy bien diseñadas que van revelando información de manera demasiado lenta. ¿Por qué ocurre esto?

Cabe culpar a la propia deriva de la Teoría Económica tal como veíamos ayer; pero puede que también haya que culpar un poco a un pensamiento que se quiere liberal y que en este caso es, a mi juicio, simplemente irresponsable.

En efecto, empiezo a pensar que se trata del odio a los mecanismos y a la ingeniería económica en general del que están poseídos los que se tienen por liberales quizá porque un mecanismo parece siempre algo artificial y que no confía en le evolución natural.

Yo, como muchos, somos entusiastas admiradores de Hayek, y quizá por eso sabemos algo de lo que dijo. Como no podía ser menos él sabe que lo que nosostros hacemos en cada momento es parte de esa evolución, algo que los liberales no parecen tener en cuenta.

Llevamos anuestros hijos pequeños al parque de atracciones y los encadenamos a máquinas mostruosas nada naturales que les hacen girar y navegar cabeza abajo sin exaltarnos en contra de jugar con la fuerza de la gravedad. Y ello a pesar de que las tracciones de esas máquinas están regidas por mecanismos en el sentido primitivo de esta palabra asociada a la mecánica, esa rama anticuada de la física.

Hay veces que pienso que estamos en la época de Galileo cuando se perdía el tiempo en consideraciones tontas sobre la posibilidad de que la tierra no fuera el centro del universo en lugar de mirar por el ojo de un telescopio, un mecanismo nada natural. La evolución pone las cosas en su sitio pero trada tanto…..

Pero bueno, no me amargo tanto en este caso como en el de la propia Ciencia en el que, para tomar una decisión de localización de una gran instalación científica, se renuncia tontamente a consisederar el mecanismo de las subastas. No me cabe la menor duda de que esto es así debido a que el mecanismo sugerido dejaría sin trabajo a no pocos políticos y aparcaría a los científicos como agentes sociales relevantes insinuando eso de “zapatero a tus zapatos”.

En lo del mecanismo de screening tampoco me desepero del todo porque, a pesar de todos los intereses creados, ahora parece que poco a poco la pesada niebla de la estupidez se va disipando.

«Ingeniería económica» recibió 4 desde que se publicó el Miércoles 4 de Marzo de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Siempre he pensado que hay un poco de parálisis y de actitud contemplativa de ciertas posiciones liberales (las que no entiendo como auténticas). Así, se tiende a pensar que si en un mercado hay posibilidades de arbitraje, el mercado se encargará de eliminarlas. Pero el mercado no es nadie, alguien, un especulador, ha de encargarse.

    También se piensa que si alguna actividad o sector no está funcionando de manera eficiente, el mercado se encargará de eliminar a los ineficientes y encumbrar a los eficientes. De nuevo, no es el mercado, estrictamente hablando, serán los empresarios eficientes, los consumidores exigentes y, tal vez, el regulador.

    Finalmente, si un mecanismo económico no funciona eficientemente, se piensa que el mercado se autocorregirá. Pero serán personas las que diseñen el nuevo mecanismo (o será consecuencia de un proceso, tal vez lento como bien dices, de evolución del mecanismo). Entra las personas que ayuden a diseñar el nuevo mecanismo puede y debe actuar el economista liberal, si es que entiende de diseño de mecanismos. En este caso él puede ser la parte del mercado encargada de corregir las ineficiencias.

    -Mira: una inefiencia.
    -El mercado la corregirá.
    -Me parece que te llaman.
    -¿A quién? ¿a mí?

  2. Juan Urrutia dice:

    Es la hora de los diseñadores de mecanismos, sean liberales o no.Magnífico tu blog.

  3. carlos suchowolski dice:

    Hola, sólo invitarte a opinar sobre mi enfoque crítico acerca de la visión liberal de la economía que desarrollé en mi último post. Me interesa tu punto de vista. Al margen de esto ya seguiré este blog en donde observo preocupaciones interesantes. Un saludo.
    http://unanuevaconciencia.blogspot.com/

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.