Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ILUMINACIONES. XXVII: EL CAMINO

La gimnasia y la dieta me hacen ágil y lúcido. Y ambas cosas hacen de mi camino al trabajo una aventura fantástica y terrorífica.

Mi mendigo favorito, un hombre bajo y aseado de mi edad pero con todo el pelo y sin gafas, se afana como siempre en mantener su banco frente a la escuela de ingenieros en perfecto orden doméstico. Hoy escribe un poema sobre la suela de su sandalia de entretiempo. Me entran ganas de ofrecerle mi garaje para el otoño e invierno que se acercan. Me avergüenzo de mí mismo y sigo mi camino.

Una verdulería de productos exóticos junto a una cafetería que ofrece zumo de zanahoria bueno para mis ojos borgianos son la siguiente estación. Me recuerdan a aquella cantante italiana de nombre sonoro de la época de mi primer amor secreto: una Gina Lollobrigida cuya foto escondía entre las porquerías del cajón de mi mesilla de noche y que contemplaba excitado mientras oía a Alvaro de la Iglesia en un programa de humor sin gracia. ¿Fruta y verdura de Milva? ¿O era Mina?

Y poco más adelante el imperturbable kioskero que se extraña cada día de que gaste una fortuna en periódicos raros. Sospecha de mí, me da miedo y me apresuro avivando el paso hacia mi destino.

Llego a mi cueva y misteriosamente la impresora comienza a funcionar como si estuviera conectada a la corriente eléctrica a través del interrutor de la luz. Para colmo me parece que Bob Dylan lleva sonando toda la noche. Cierro la puerta y me largo.

Vuelvo a la primera estación. ¿Dónde escribiré la continuació a mi Basilea III?

«ILUMINACIONES. XXVII: EL CAMINO» recibió 0 desde que se publicó el Martes 14 de Septiembre de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.