Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Iluminaciones. XXI: Notas para un elogio de la arbitrariedad

La regulación financiera es la comidilla de todos los días. Obama parece que consigue que las cámaras le aprueben una versión no del todo descafeinada de sus planes de regulación financiera que no olvidan el origen de la crisis. En la EU algunos paises parecen dispuestos a introducir reformas aunque no se tome esta cuestión como parte de la genda comunitaria y el G-20 de este fin de semana en Toronto tratará de alcanzar alguna recomendación en esta campo. Pero la financiera no es sino una clase específica de regulación. También son sectores regulados el eléctrico o el de telecomunicaciones, entre otros

Si pensamos en el eléctrico recordamos que en los dos últimos días hemos sabido que la tarifa eléctrica no sube en julio a pesar de que así se había anunciado. Las primas a las energías renovables se introducen, se amenaza con eliminarlas, se discute si con efectos retrotractivos o no y finalmente se mantienen….de momento. No hay duda de que estas dos medidas aumenarán el llamado déficit tarifario, embalsando una cantidad de dinero que las empresas y sus acionistas tendrán que recuperar en su momento, pero que ahora se les escamotea.

Dos ejemplos de arbitrariedad regulatoria estos del sector eléctrico y del sector financiero al que habría que añadir a la monetización de la deuda en la que han incurrido tanto la FED como el ECB. Estos ejemplos de regulación caprichosa y arbitraria son totalamente ortogonales a la idea ya antigua, y que asociaríamos con le Nueva Macroeconómica Clásica de la que hablaba solo hace pocos días, de que las reglas de politica regualatoria deberían ser predecibles para que los agentes económicos pudieran hacer sus planes sobre un horizonte amplio que corresponada de alguna manera con el periodo de maduración de inversiones a plazo largo o medio.

Suge en esta asunto un puzzle desconcertante. Por un lado sabemos que no hay política económica estabilizadora posible porque no se puede engañar a los agentes que conforman sus expectativas de forma racional. Y, sin embargo, la efectividad de la politica económica dependería, , creo yo de pode engañar a esos agentes. Y ante ese puzzle aparece la iluminación vaporosa.¿Qué efectos tendría la arbitrariedad?. Los mismos que la incertidumbre total en la que ahora nos encontramos.

Pero ¿cuales son esos efectos?. Se ahorraría más por el llamado “motivo precaución”. Pero, por otro lado, se consumiría más debido a lo de pájaro en mano… Al final, creo yo, el efecto total dependería de la competencia entre productores que querrian incrementar suss ventas de una u otra manera y de la competencia entre bancos que querrían fomentar el ahorro. El tipo de interes oscilaría y los productos finacieros se emitirian por las propias empresas etc.

La cuestión me parece digna de ser soñada y no puede quedarse aquí pues al final hay que reguntarse qué pasaría si todos aleatorizáramos todo nuestro comportamiento contribuyendo así al desconcierto ganeral. Mi impresión es que si, además se aleatorizara el poder, nos empezaríamos a parecer a un mundo en el que la circulación de las élites sería tan rápida que esas élites se difuminarían como concepto que trata de capatar el juego del poder.

Hay que seguir ensoñando la arbitrariedad.

«Iluminaciones. XXI: Notas para un elogio de la arbitrariedad» recibió 2 desde que se publicó el Sábado 26 de Junio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] La final da copa del Mundo de fútbol ha sido una buena ocasión para comprobar lo obvio. Un sistema, como el tiqui taca de la selección española, importado del Barça y de las intuiciones de Pep Guardiola es, por definición, desencriptable y facilmente contrarrestable. Holanda lo mostró ayer utilizando un no-sistema de juego compatible con la lectura correcta del sistema español y basado en el empuje y la contundencia completamente radical e impredictible. No les dió la victoria, aunque se la pudo dar si no hubira sido por Casillas. Insisto por lo tanto en el elogio de la arbitrariedad […]

  2. […] Iluminaciones XXI: Notas para un elogio de la arbitrariedad […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.