Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Iluminaciones. XX: La naturalidad perdida

La naturalidad no es lo que era.

Por un lado topamos por doquier con lo artificioso. Desde de mi provincianismo creía que la comida era la comida sin saber que lo que yo llamaba comida no era sino la forma de cocinar y la materia prima de la tradición bilbaina. Nada de extraño que en seguida aprendiera a apreciar la comida étnica, sea china, japonesa, peruana o india que, sin embargo nunca serán del todo naturales. En mi juventud la artificiosidad en el amor me parecía algo innecesariamente tortuoso mientras que con el paso del tiempo parezco necesitar ese toque artificiosamente perverso. Defecar, nada más natural, pasa de ser un acto inadvertido a ser el hit del día, cosas de la edad. Dormir sin recordar lo soñado o dormir solo a ratitos punteados por la necesidad, impuesta por la medicación, de orinar tres veces por noche y recordando implacablemente tres sueños distintos y evanescentes.Y, por terminar provisionalementecon esta retahila de artificiosisdades, el paseo relajante y con la mente en blanco que ocultaba el intento de atraer a la hembra o la contemplación excitada de su esfuerzo por atraer al macho, se convierte en la constatación de la invisibilidad.

Todo eso por un lado, pero por otro resulta que la naturalidad se refugia en gestos automáticos que resultan incongruentes. La chica que antes de suicidarse se cala la melenita corta detrás de la oreja. El condenado a muerte y el desahuciado que, apesar de todo sienten apetito y cenan con gusto sabiendo que mañana al amanecer no estarán en este mundo. El policía que cierra la puerta de la sala de interrogatorios con sumo cuidado como para no despertar al que está siendo interrogado y empieza a derrumbarse.

Pero queda un tercer ángulo. Actividades totalmente artificiales que siguen sin realizarse con soltura. Leo para opinar y no para disfrutar con vidas posibles o con ideas al biés. Escribo y no sé para qué.

Eso, que la naturalidad no es lo que era y que pasa a confundirse con la nostalgia o con lo incosciente o con lo artificioso disfrazado.

«Iluminaciones. XX: La naturalidad perdida» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 20 de Junio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.