Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ILUMINACIONES. XLVIII: Entusiasmo

Debe ser el nuevo corazón renovado el que saca la alegría de mi pozo de entusiasmo. Esta noche he tenido un sueño muy a lo ML King en el que, habiéndose ya realizado las elecciones, seguía los resultados simultáneamente en Euskal Telebista y en Rtve mientras bebía vino (tinto, eso sí) en compañía de amigos que nunca votan bien. Casi simultáneamente los representantes de los cuatro principales partidos vascos anunciaban la conformación de un gobierno de unidad para preservar las características propias del modelo económico vasco dentro de un contexto europeo, y desde la sede del PP, Rubalcaba levantaba el brazo vago de un Rajoy que acaba de anunciar un gobierno de concentración para abordar las principales reformas estructurales en los dos próximos años. Todos los amigos nos miramos con cara de circunstancias y nos desabrochamos el cinturón dejando brotar el entusiasmo un pelín alcohólico mientras apagamos la televisión e iniciábamos una danza africana en forma de cadeneta de pueblo. Una especie de entusiasmo parecido al que había recordado ayer al mediodía en la casa encendida a la vista de los primeros años de la revolución rusa en los que el hombre nuevo se sentía explotar de entusiasmo al son de la Internacional. No duró mucho y la increíble ebullición cultural fue pronto fue aplastada por su manipulación interesada, pero ¡qué maravilla mientras duró! Pues eso, en mi sueño, mientras duraba la alegría etílica, desenvolví mi pancarta y, con la ayuda de mis amigos, la descolgué desde la terraza del último piso de cara a la calle: “Inflación y Eurobonos” rezaba muda. La gente se agrupaba en la calle fente a mi casa con réplicas reducidas de la pancarta y tal era su entusiasmo que Angela, milagrosamente llegada a mi calle sacó de su bolsillo a Sarkozy y le plantó un besazo en la boca mientras era coreada por los miembros del Tribunal Constitucional Alemán con su preciosa vestimenta. Amanecía cuando mis amigos y yo abandonamos la terraza y bajamos a la primera planta y espontáneamente tomamos nuestros vasos ya resecos y entonamos el brindis de La Traviata. Y Violeta nos dijo:

¡Alegrémonos! El vino y los cantos
y las risas embellecen la noche;
y que el nuevo día
nos devolverá al paraíso.

«ILUMINACIONES. XLVIII: Entusiasmo» recibió 2 desde que se publicó el domingo 20 de noviembre de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] cada uno se consuele como pueda o se alegre a su manera; pero en mi caso apenas queda nada de mi entusiamo que pensé premonotorio. ¿Cómo me consuelo? Creo que la unica speranza que me queda es que Rajoy […]

  2. Entusiasmo dice:

    […] entusiasmo mío me recordó a una parte del sueño que relaté aquí a la vista de la pintura de la época stalinista que con una luz deslumbrante mostraba […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.