Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ILUMINACIONES. XLVI: Resistencia a la doma

Dice Wayne:”Asesinato a sangre fría. Pero yo puedo vivir con eso” Y Javier Marías expresa su admiración por lo que esa frase siginifica. El tiro certero libró al pueblo del malvado Liberty, entregó a la chica que amaba al hombrecillo del este y y sumergió al hombre libre en la corriente de su destino que aceptó con estoicismo.

El hombre libre que asume su destino cultiva sus odios con esmero regándolos todos los días sin perdonar y sin vengarse, simpre a la espera de que otros destinos o los destinos de otros le marquen una sonrisa en el rostro.

Pienso que así encara un matador un toro o así entra en el campo de concentración un patriota, cantando, o así recibe el castigo un indomable, sonriendo por mucho que duela. Todos ejemplos paradigmáticos de lo que no es un hombre humillado u ofendido. A menudo te oprime la ley, el carcelero que asiste impasible a una venganza rastrera o el garrulismo del tendido xx de forma que no te queda alternativa: perdonar o matar. El hombre libre rechaza esa disyuntiva y sabe que tiene que sonreir, dejarlo todo y desparecer quizá para renacer en otro lugar, en la Patagonia imaginada o real en la que ya hace tiempo los mercados vencieron al gobierno y ocupan el lugar de la naturaleza.

Pero no lo hacemos los flojos ni siquiera cuando la nueva austeridad que la crisis nos regala llega a nuestra puerta y se identifica sin ambigüedades. No, no hacemos eso y admitimos la doma a la que nos someten tanto la naturaleza como la cultura consolándonos con el ejemplo de los estoicos. Pero siempre podemos quemar Bolsas o bibiotecas me dicen; pero estos dos actos hermosos no son solución a mi búsqueda de libertad. Mejor alejarnos de unos y otras viajando sin parar y parando solo en un claro del bosque para leer el único libro que siempre llevo conmigo.

Ya lo cantó Cavafis:

Honor a aquellos que en sus vidas
custodian y defienden las Termópilas.
Sin apartarse nunca del deber;
justos y rectos en sus actos,
no exentos de piedad y compasión;
generosos cuando son ricos, y también
si son pobres, modestamente generosos,
cada uno según sus medios;
diciendo siempre la verdad,
mas sin guardar rencor a los que mienten.
Y más honor aún les es debido
a quienes prevén (y muchos prevén)
que Efialtes aparecerá finalmente
y pasarán los persas.

«ILUMINACIONES. XLVI: Resistencia a la doma» recibió 0 desde que se publicó el jueves 21 de julio de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.