Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Iluminaciones V: El tercer sector

Entre el sector público y el privado hay algo que se denominó en su día el Tercer Sector y en el que entran todas las muy variadas actividades sin ánimo de lucro. Su aportación al PIB de cada país se cuantificó en su día y no era en absoluto despreciable. Hace años escribí sobre ello y más en concreto recuerdo un artículo aparecido en la Revista de Occidente en el que trataba de entender a las Fundaciones como parte de ese sector y de la Economía Social.

Desde entonces hasta ahora hemos pasado por la “obligatoriedad” de la Responsabiliad Social Corporativa (RSC), por la crisis de la Cajas de Ahorros, con su correspondiente Obra Social y yo, en particular, he tenido que atravesar el desierto de una crisis que oscurece las iluminaciones de El Capitalismo que Viene. De todo ello he sacado las consecuencias pertinentes para la lógica de la abundancia que ahora quisiera explorar.

La idea de la Responsabilidad Social Corporativa ha dejado de ser útil si alguna vez lo fue. No lo es para los desfavorecidos porque los gastos de esa partida van encaminados más bien al fortalecimiento de la marca cuando no a los caprichos de los responsables de la RSC en cada empresa.

Esto no es cierto de la Obra Social de las Cajas, pero el futuro de éstas está en el alero. Algunas pueden acabar integrándose en una institución grande que tendrá que ajustarse a la disciplina del mercado o es posible que muchas caigan en manos de los bancos grandes en un movimiento imparable y ya conocido de consolidación financiera. Para no cegar las vías promisorias de la Obra Social habría que, tal como he argüido repetidamente en Expansion, y todavía el verano pasado en un curso de El Escorial, establecer un Consejo dual con el Consejo de vigilancia velando por los intereses de los Stakeholders.

A pesar del dificil momento en que apareció El Capitalismo que Viene, sigo pensando lo mismo que pensaba entonces, que el Capitalismo globalizado y especiado con las TIC acabará con las rentas entendidas como ingresos no merecidos y dependientes únicamente de posicionamientos aleatorios.

Esto es interesante en relación a unas instituciones del Tercer Sector que llamamos Fundaciones.

Estas instituciones son anteriores a la RSC y, en general y con toda clase de excepciones, son una máquina de apropiarse de rentas que nadan flotantes por ahí. La lógica del capitalismo en general y los coletazos de la crisis en particular no van a permitir esa actividad de “rent seeking” con lo que las Fundaciones se quedan sin un papel claro que jugar.

Pero es aquí cuando entra la lógica de la abundancia. En concreto, a las Fundaciones habría que considerarlas, además de como máquinas de rent seeking, como widgets de una única plataforma empresarial que persigue algo moderno y crucial, en ese capitalismo futuro y a pesar de la crisis, como es ir siempre por delante de los acontecimientos.

En general se piensa que ir por delante permite aumentar los beneficios bien sea por la Propiedad Intelectual bien sea por la posibilidad de establecer un estándar. Pero eso no es lo importante del nuevo papel de las Fundaciones empresariales. Se trata de que estas instituciones sean realmente el laboratorio de experimentación social de las compañías que las utilizarán para ser las primeras en detectar peligros y riesgos y desarrollar herramientas para su manejo. Estas herramientas serán de dominio público con lo cual el sistema económio se dirige hacia la abundania pero afila el papel de la competencia pues ésta deberá estar basada en una innovación que, aunque me da unos minutos de adelanto, me exige mantenerlos si quiero ingresar una renta que, sin duda, me será arrebatada en algún momento hasta que la Funadación de mi empresa vuelva a ponerse a la cabeza.

Mi visión es la de un pelotón ciclista en el que todos se van rotando para tirar de él contra el viento de forma que la velocidad del grupo aumenta, pero que, lejos de llegar a una meta, tiene por delante un recorrido indefinido.

Si se quiere entender esta metáfora como relativa a una economía concreta, entonces se entiende muy fácilamente cual puede ser el nuevo modelo económico que un país debiera elegir.

«Iluminaciones V: El tercer sector» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 22 de Febrero de 2010 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juan, un camino en lógica de abundancia estricta para la obra social de las cajas, a mi juicio incomparablemente mejor que pagar redes clientelares de los supuestos representantes de los stakeholders, es el abierto por can: simplemente dejar que los clientes presenten proyectos y elijan el destino del dinero que generan.

    Respecto a la necesidad de una sólida base de innovación en procomún que extienda rapidamente los beneficios de la innovación permitiendo de paso cohesión social (lo que ahora, los anglos llaman una “opensource economy” y que hace años llamamos economía de la devolución), tu metáfora es hermosa y perfecta.

  2. Coincido con la opinión de David respecto a las nuevas oportunidades para las Obras Sociales de las Cajas de Ahorros: antes que un representación intermediada de los “stakeholders” en el Consejo, una verdadera participación de los beneficiarios en la definición de estrategias y toma de decisiones.

    Red distribuida, iniciativas abiertas y participativas y valentía para competir en la lógica de la abundancia.

  3. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Me rindo; pero solo de momento.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] por los intereses de los stakeholders e insisto en ello a pesar de las críticas redibidas a un post recientísimo. Tercero, que este Consejo de Vigilancia podría ser generador de rentas clientelares es cierto, […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.