Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Estoy orgullosos de Itziar Urrutia, mi hija. En medio de una discusión apasionada sobre las delaraciones de la Ministra Aido relativas a un cierto % de mujeres (solo 90 mujeres estarían capacitadas para los más altos destinos empresariales) esta jóven arquitecta, sin perder la compostura y en un tono mucho menos agresivo del que usa habitualmente, fue contestando todas las objeciones que se proponían hasta que, por fin, se lanzó a sugerir que debería imponerse por ley que todo padre reconocido como tal debería compartir, a partes iguales, el llamado permiso por maternidad. De esta forma a la hora de encontrar trabajo ninguna mujer estaría en condiciones desfavorales respecto al varón por su capacidad reprodutiva. Esta “niña” sabe de incentivos.

«Igualdad» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 26 de Marzo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Delia Requibátiz dice:

    Totalmente de acuerdo con Itziar, permíteme que me sume a tu orgullo 🙂

  2. En la Argentina, donde el porcentaje de mujeres trabajadoras y jefas de hogar es altísimo, los puestos de mayor responsabilidad y mejor pagados se asignan a los varones, en parte a causa de las licencias por maternidad. Sería un avance enorme contar con el incentivo de licencias compartidas entre padres y madres.

  3. Juan Urrutia dice:

    Muchas gracias queridas Delia y Mariana por vuestra reacción a la idea de Itziar.

  4. Ivan dice:

    !Genial de puro simple!

  5. Marisa (Donosti) dice:

    En teoría la propuesta de compartir obligatoriamente el permiso de maternidad con el padre “suena bien”, pero deja de lado el problema fundamental de este tipo de licencias en España: son muy muy cortas, 16 semanas (no llegan a 4 meses). Así que supondría compartir un tiempo demasiado escaso y supondría entorpecer la opción de la lactancia materna.
    Hasta los 6 meses se recomienda la lactancia exclusiva, sea artificial o natural/materna y bueno, los padres pueden hacer muchas cosas pero dar el pecho pues no.
    Soy madre de una niña de año y medio y quería ofrecer a mi hija lactancia materna a pesar de mi reincorporación al trabajo cuando tenía 5 meses y de las trabas que existen hoy en día (buen trabajo el de los departamentos de marketing de los fabricantes de leches de vaca adaptadas) y le aseguro que ha sido todo un reto. Los primeros meses son clave para afianzar la lactancia y la relación con el bebé, es necesario tiempo y dedicación, pero sobre todo tiempo y tranquilidad. Si los padres nos recortasen el exiguo permiso con el que contamos, flaco favor nos harían.
    Lo que si que ayudaría es ampliar el permiso de maternidad, en Suecia por ejemplo es de 1 año, así si se puede compartir.
    Y debería haber más hombres que redujeran su jornada o que incluso solicitaran excedencia para colaborar en el cuidado de niños pequeños, eso si que supondría un avance real porque implicaría que los hombres cambiaran su agenda de verdad.
    Saludos apasionados.

  6. Juan Urrutia dice:

    Gracias Marisa. Creo que tienes toda la razón y espero que mi hija Itziar incorpore tus comentarios a su propuesta.

  7. Ivan dice:

    Es verdad, Marisa, yo por «compartir» había entendido que, si la madre disfrutaba de dieciséis semanas, el padre también, ¡no que quedaran ambos con ocho!

  8. jesús dice:

    Una posibilidad sería que la madre tuviera obligatoriamente un permiso por los primeros 5 meses, y el padre otro por los siguientes 5.

  9. Ola Juan,
    completamente de acuerdo con Itziar 😉

    Algo imprescindible para avanzar en igualdad es la equiparación total del derecho a ausentarse del puesto de trabajo ante un nacimiento o adopción. Mientras estos permisos sean mayores par alas mujeres el mensaje que se transmite es que es a ellas/nosotras a quienes corresponde asumir esta responsabilidad. Y mientras sólo sean nuestros empleos lo que están protegidos (obligatoriedad de parte del permiso) es lógico entender la mayor percepción de ‘riesgo’ a la hora de contratar a mujeres.

    En España hay una Plataforma (PPIINA) que pide Permisos Iguales e Intransferibles de nacimiento y adopción.

    Ayer salía en Público este artículo al respecto:
    Razones para igualar la baja paternal

    Un abrazo 😉

  10. Juan Urrutia dice:

    Gracias Carmen en nombre de Itziar.

  11. Marisa (Donosti) dice:

    Hola de nuevo. Después de leer los nuevos comentarios y revisar el interesantísimo enlace de la PPINA, me ratifico en la necesidad de ampliar la duración del permiso de maternidad hasta al menos seis meses para garantizar el derecho a la lactancia materna para las mujeres que optemos por una alimentación más natural. Un argumento digamos económico para favorecerla es que la lactancia materna es más sostenible y hasta ecólogica, ya que no se basa en leche de vaca ni necesita de mil artilugios (biberones, calienta biberones, esterilizadores, agua mineral…), además los bebés así alimentados cogen menos catarros, se ponen menos malitos por lo que sus padres harán menos visitas al médico y faltan menos al trabajo. Si además en paralelo se va ampliando el permiso de paternidad con un período obligatorio, la causa de las madres trabajadoras obtendría un gran espaldarazo. Al ser sólo voluntario muchos padres se sienten presionados en sus empresas para no acogerse a ese derecho y a otros les sirve de excusa para “escaquearse”, reconozcámoslo. Muchas mujeres de mi entorno (treintañeras y profesionales) se han sentido muy solas, algunas al borde de la depresión postparto, las semanas siguientes al nacimiento del bebé. Hoy ya no vivimos en familias extendidas, muchas veces los abuelos están en otra ciudad y las abuelas incluso trabajan, y los primeros meses de vida del bebé son preciosos pero muy exigentes. Las mujeres de mi generación estamos bregadas en el mundo laboral al que hemos dedicado muchos años y dedicación, el cambio que supone de repente entrar en un período en el que el “tempo” es el del bebé es extraordinario, necesitamos en ese momento mucho sostén emocional y apoyo práctico en el día a día para poder responder adecuadamente a nuestro hijo. Yo personalmente me sentía muy extraña, de repente los horarios de antes desaparecen, no hay tiempo ni para consultar la blackberry y entras en un nuevo mundo domestico-maternal donde te sientes abducida. Si se facilita que nuestras parejas sean un sostén práctico en ese momento mágico y tan delicado, sería lo mejor para todos, incluso para la salud social. Sí al permiso de paternidad obligatorio y sí a ampliar en el tiempo el paternidad y el de maternidad, éste último como mínimo hasta los 6 meses.

  12. Jordi Pérez dice:

    “nosotros excluimos las cuestiones concernientes a lo filantrópico y sabio de los motivos, dando por supuestas estas condiciones; únicamente hemos de atender a la naturaleza coercitiva de las leyes, que, buenas o malas, han sido dictadas durante el período de influencia liberal”

    H. Spencer, en El Individuo contra el estado, como crítica a los liberales decimonónicos británicos que, con la excusa del bien común, utilizaban cada vez más los mecanismos coercitivos propios de los conservadores.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.