Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Ideas de un biólogo economista

Joan Ballesteros es un brillante biólogo que, después de triunfar en San Diego, ha vuelto a España para fundar una empresa de base (bio)tecnológica y que centra su actividad empresarial, cientí­fica y social en las enfermedades raras, aquellas enfermedades numerosas cada una de las cuales afecta a pocos pacientes; pero que en su conjunto ponen en jaque a un numero muy grande de pacientes y familiares que sufren en silencio las limitacines que la jugarreta de la naturaleza les ha impuesto.

Ese silencio es relativo pues ya existe una federación de enfermedades raras (FEDER) y hay personas como Joan Ballesteros que utilizan la ciencia en favor de las personas afectadas o sus familias y que, simultáneamente, se toman en serio las posiblidades de todo tipo, no solo terapeúticas, que ofrece su organización en red.

Pero Joan es una persona inquieta que va por la vida con la vitalidad de los bajitos (a pesar de ser un gigante) que estudió Arquitectura y cree que deberí­a haber estudiado Economí­a. Quizá por esta amplitud de intereses el otro dí­a me envió la siguiente recomendación para la campaña de Miguel Sebastián a la Alcaldí­a de Madrid que se inauguró ayer ayer por la noche después de que acabara en Telemadrid el debate primero entre los tres candidatos.

El Comentario de Joan hubiera venido bien en el bloque de movilidad. Dice Joan:

El metro de Madrid tiene muchas mas paradas que los metros de Nueva York, Barcelona, u otras ciudades. Parece hecho para que al señorito o la señora le dejen en su puerta, con paradas a 5 minutos andando una de otra, en vez de los 10-15 comunes en otras ciudades (mi estimación). Si pensamos en el uso promedio de unas 10 estaciones por pasajero, un metro moderno deberí­a ser un transporte eficiente a distancias notables dentro de una ciudad, y el tiempo en exceso que pasa hoy la gente en el metro de Madrid, especialmente para ir y venir desde las afueras, ¿no representarí­a económicamente una ineficiencia notable y un gasto considerable?

Lo digo porque una solucion sencilla y practica seria duplicar las lineas con exceso de estaciones, creando linea A y linea B, donde cada una parara solo cada 2 estaciones, de manera que el mismo recorrido se hiciera en la mitad de tiempo, llegando a estaciones mas espaciadas unas de otras, utilizando las mismas infraestructuras ya existentes. Ambas podrian parar en las estaciones de conexiones con otras lineas. Esta idea, ¿podrí­a representar un beneficio economico significativo? seria una idea bonita innovadora de crear valor para la ciudad, o una pajara mental para el divertimento del intelecto, either one is fine.

A mí­ me parece una idea digna de estudio. Es cierto que la espera media serí­a mayor; pero también es cierto que esa espera podrí­a ser sustituí­da por un paseí­to más largo si uno toma el tren anterior y se baja en una estación no tan cercana a su destino final. Yo lo harí­a así­. Tardarí­a un poco más, pero me evitarí­a el aire viciado del subterráneo y ganarí­a en buena forma fí­sica y en el control de mi tesión arterial.

Ideas de economista, biólogo y arquitecto. Nada menos

«Ideas de un biólogo economista» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 11 de Mayo de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] gigantesco  y pantagruélico amigo Joan Ballesteros  escribe una secuela del último post que creo tiene interés en sí mismo y proporciona una bibilografía interesante. Si embargo lo más […]

  2. […] lo de las enfermedades raras a las que me refería en un post anterior. Recordemos también mi última referencia a los okupas pues ahora se trata de algo parecido a lo de […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.