Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Icon O´ Kleist

Sí, no se trata de incordiar al prójimo o al a menos no se trata solo de eso. Se trata de derribar lugares comunes constitutivos de una heurística totalmente desfasada con vistas a construir una forma de orientación no estandarizada y hecha a medida de cada sujeto

Hacer unas camisetas con esa leyenda y la efigie de Heinrich Kleist y distribuirla por todo el mundo. He ahí una idea de negocio que parece tradicional, algo hasta demasiado físico, pero que es muy acorde con los tiempos que corren en los que, como este blog insiste, no poseen un relato propio ni son capaces de confirmar una heurística creíble. En estas condiciones de lo que se trata es de poner en práctica la iconoclastia.

Según la Wikipedia esto de la iconoclastia puede ente entenderse en lenguaje coloquial como la actitud de

… aquella persona que va a contracorriente y cuyo comportamiento es contrario a los ideales, normas o modelos o estatutos de la sociedad actual o a la autoridad de maestros dentro de esta, sin que implique una connotación negativa de su figura.

Sí, no se trata de incordiar al prójimo o al a menos no se trata solo de eso. Se trata de derribar lugares comunes constitutivos de una heurística totalmente desfasada con vistas a construir una forma de orientación no estandarizada y hecha a medida de cada sujeto. Cabe quizá organizar un club de activistas unidos por esta caza mayor no sangrienta consistente en derribar ídolos, con independencia de que jueguen su papel o no, de que sirvan para algo o estén ya obsoletos, hasta que lleguemos al principal de todos ellos, el Único, y acabemos también con él.

La idea es muy sencilla y los miembros de ese club solo necesitan ser partidarios de Aaron, negadores del poder liberador de Moisés, y estar seguros de que hay una tierra prometida en la que se derriban iconos para lo cual es necesario que los haya. Solo falta una bandera y ahí viene el negocio. Fabriquemos camisetas de distintos colores, del amarillo al negro pasando por el rojo, con un lema sencillo, el correspondiente al título de este post. A la altura del medio del esternón pondría ICON. Un poco más abajo una pequeña O, quizá con algún esbozo de apóstrofe, y a la altura del estómago un círculo grande que sirva para enmarcar y rodear el rostro de Heinrich von Kleist. El conjunto quiere llamar la atención sobre la iconoclastia y apunta a la fuerza romántica que hay que tener para pertenecer al club, fuerza solo comparable al espíritu romántico de Kleist.

Yo me las haré de todos los colores de fondo, de todas las formas de grafía y de mil impresiones del retrato. Quizá una para cada día del año, para varios años, y siempre llevaré la que toque con independencia de la tarea del día. Todos los días un icono menos, todos los días la destrucción de un ídolo para lo que hace falta que proliferen como corresponde a nuestro reconocimiento a Aaron.

Y así haré justicia a quienes me motejan desde hace años de iconoclasta, una figura que irá variando sus connotaciones hasta conformar una actividad circular que nunca se acaba.

«Icon O´ Kleist» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 26 de Septiembre de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias