Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Iberdrola, Scottish Power y el apagón de E.ON

En mi último artí­culo para EXPANSION trataba de argumentar que una OPA aparece cuando el negocio opado está mal gestionado, es decir no está haciendo efectiva la creación de valor que implí­citamente tiene en sus tripas. Para evitar incomprensiones y contrataques tontos me cubrí­a diciendo que no cabe argumentar que Endesa era más interesante para E.ON que ésta para Endesa y que, en consecuencia, el movimiento de E.ON, para no hablar del inicial de Gas Natural, era una muestra más de la relativa mala gestión de Endesa con relación a la de la compañí­a alemana.

Han acaecido, sin embargo, dos hechos contradictorios que debo reflejar. El primer hecho me da la razón. Ahí­ tenemos a Iberdrola adelantándose a Scottish Power, dando así­ una señal fehaciente de que su gestión es relativamente mejor que la de la firma escocesa. Un comportamiento muy distinto del de Endesa que se ha limitado a enmascarar su presunta mala gestión aduciendo que son los intereses en latinoamérica los que son objeto del deseo por parte de E.ON, evitando así­ reconocer la simetrí­a que yo subrayaba.

El segundo hecho relevante es, sin duda, el apagón que se produjo por culpa de E.ON y que afectó a 10 millones de ciudadanos europeos en 9 paí­ses de la Unión. Esto nos hace dudar de la presuna ventaja de gestión. Quizá esta empresa deberí­a peocupase más del negocio local del que deberí­a saber más y dejarse de aventuras. Es como cuando las eléctricas españolas pedí­an y conseguí­an, aumentos de tarifas al tiempo que invertí­an en el negocio de telefoní­a aquí­ y en Latinoamérica.

Ni la diversificación de las utilities españolas, ni las ambiciones de E.ON me parecen mal. Sin embargo antes deberí­an garantizar el suministro. Y aquí­ E.ON, responsable del transporte, acaba de cometer un error serio, aunque también jocoso. Cortan una lí­nea de alta concreta para que pase un barco con holgura y el resto de las lí­neas, que deberí­an asumir el desví­o, se sobrecargan hasta el punto de saltar. El error se convierte en sospechoso cuando leemos la explicación del episodio que, doce dí­as después de ocurrido, da E.ON achacándolo a que sus técnicos calcularon mal. Lo cuenta como si sus técnicos no tuvieran nada que ver con la compañí­a. REE lo hace mejor.

Sin embargo quizá los gestores de las eléctricas deberí­an vigilar otra amenaza que no viene de la competencia; sino de las firmas de private equity. Parece que éstas están interesadas con hacerse con negocios, como por ejemplo los media, que van cuesta abajo pero que generan un flujo de cash recurrente que se utilizarí­a para apalancarse más y entrar en otros negocios. Ahora se tratarí­a de que las utilities complementaran a los media en las carteras de estas firmas de private equity.

No, no debe ser fácil gestionar hoy una eléctrica, atrapada en la red de los diversos deseos cruzados de otras compañí­as. Parecerí­a que lo mejor que cualquiera de estas compañí­as eléctricas podrí­a hacer es mejorar la productvidad en la producción del kilowatio y no otro tipo de movimientos que le distraen de esta tarea principal. Y, sin embargo, ahí­ tenemos a Iberdrola ofreciendo, se dice, 11 veces ebitda por Scottish Power, mientras que E.ON ofrece solo 9 veces ebitda. Una defensa por parte de Iberdrola o de su cúpula, si esa furera el significado de la próxima oferta pública de compra, que parece demasiado cara para los accionistas.

Pero seamos bienpensados y supongamos que Iberdrola sabe lo que hace: aprovecharse de la apertura británica y de la relativamente mala gestión de la compañí­a escocesa a la que quiere comerse.

«Iberdrola, Scottish Power y el apagón de E.ON» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 16 de Noviembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.