Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

X: El esfuerzo y la gracia

El mérito será premiado en la época que nos viene, pero no se podrá reconocer tan fácilmente como hasta ahora pues ya se ha roto la seguridad de que el esfuerzo es meritorio en sí mismo. Puede que no lo sea pues en el esfuerzo podremos encontrar la gracilidad y la elegancia. Y puede también que el mérito esté relacionado con la mentalidad semidispersa que algunos trabajos van a exigir en un futuro inmediato.

No hay dos figuras públicas que ejemplifiquen mejor las dos culturas alternativas hoy enfrentadas, la del esfuerzo y la del maná, que la de Rafael Nadal y Roger Federer. Uno es todo biceps y grita con cada golpe. El otro tiene un físico equilibrado y parece que no supiera gritar o que le pareciera ordinario. El esfuerzo parece adecuado para la tierra batida y la gracia para la hierba, algo sin duda sintomático pues sobre el polvo del desierto uno espera que venza el sudor y que solo florezca un cactus mientras que sobre una hierba fresca florece la suavidad, la armonía y la gracia.

He hecho esta comparación al menos cuatro veces en este blog para ejemplificar esa convicción que tengo y que creo se expresa bien en el título el Esfuerzo crowds out Talento. En miniposts he criticado el mantra de Joan Roig y la fe implícita en la teoría del valor trabajo. Y también he alabado al amateurismo, justamente en el campo del deporte, en este tiempo de profesionalismo por encima de todo.

No tendré más remedio que repetirme, pero mi intención hoy es un poco diferente. Quiero argüir que el nuevo relato que va a nacer a partir de la crisis va a ser mucho más acorde con la gracia que con el esfuerzo.

Para empezar no es difícil notar que los grandes escándalos de estos últimos años ocurren en sectores económicos en los que, si bien es cierto que no se necesitan esfuerzos físicos como el de los miembros por ejemplo, ocurre que se dedican a trabajar más horas que nunca. Nadie trabaja más que un banquero de inversiones o uno cualquiera de sus adláteres, en buena parte porque siempre están trabajando aunque sea paseando o comiendo o haciendo el obligado ejercicio para compensar las horas de ordenador.

Pero esto no es lo único en lo que el nuevo relato va a orillar el esfuerzo. Curiosamente las nuevas tecnologías van a hacer mucho más fácil el esfuerzo de leer. Ya no vamos a necesitar muchos esfuerzos de atención que hasta ahora parecían imprescindibles si queríamos estar a la page en asuntos de la cultura. Si queremos estar al tanto, por ejemplo, de los padecimientos de Monsieur Bovary ya no tenemos que buscar la novela de Flaubert en la fila más alta de la biblioteca jugándonos una ruptura de cualquier hueso, sino que bastará con teclear Monsieur Bovary en el ordenador y ante nosotros se desplegará todo lo que queríamos saber y de manera tal que podamos ir directamente al grano y confirmar nuestra sospecha sobre los gustos sexuales de este personaje. Este ahorro quizá nos proporcione una manera elegante de sobrellevar los engaños de una esposa infiel en lugar de tener que apretar las mandíbulas y prohibirnos a nosotros mismos una reacción extemporánea o hasta violenta.

Podría multiplicar los ejemplos, pero no es esa la cuestión. Esta radica más bien en romper con la relación entre esfuerzo y mérito.

«X: El esfuerzo y la gracia» recibió 4 desde que se publicó el Martes 10 de Julio de 2012 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. Toby´s Room dice:

    […] que entretener a los invitados en la piscina, pensé que podía plantear como tema de conversación un tema muy mío que se expresa muy bien en esta novela que estoy leyendo en el Kindle. He aquí la frase crucial de […]

  2. […] pensis, ĉiaokaze oni devas amuzi la gastojn en la naĝbazeno, ke mi povas prezenti kara temo de mi, bonege esprimita en ĉi romanco kiu mi legas per […]

  3. […] Como contaba Juan Urrutia en un post este mismo año, ése esfuerzo -tan ligado a la idea clásica y marxista del valor-trabajo- está ligado a la idea de la rutinización, de la reducción a la ejecución de un procedimiento tan típica del mundo industrial en una época y de sus excesos de escala hoy. No sólo expulsa al talento, también limita la responsabilidad al cumplimiento de un ritual y desdibuja el mérito. […]

  4. […] As Juan Urrutia talked about in a post this year, this effort — so strongly linked to the classical and Marxist idea of labor-value — is linked to the idea of routinization, the reduction to the execution of a procedure, which is so typical of the industrial world industrial of an earlier age, and of its excesses of scale today. It doesn’t just drive out talent, it also limits responsibility to the fulfillment of a ritual and obscures merit. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias