Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

VIII: Commons

La idea de que las facilidades que el BCE puede utilizar para inyectar liquidez a la eurozona pueden ser vistas en su conjunto como un recurso comunal, apoya el uso de la idea de avanzar hacia una confederación entre comunidades relativamente pequeñas.

rapa das bestasLos bienes comunales han sido siempre un dolor de cabeza para los economistas. No tienen que ver con los bienes públicos pues estos son accesibles a todos y no reflejan ninguna rivalidad puesto que su uso por alguien no evita su uso total por cualquier otra persona. En cambio los bienes comunales no son ajenos a la rivalidad puesto que cuanto más se usan por alguien menos queda para otros como, por ejemplo, en el caso de los pastos o de la pesca. Lo que les caracteriza es que los derechos de propiedad no están bien asignados o más bien que no existen pues o bien son del estado o del ayuntamiento o no son de nadie. Si son de propiedad pública es posible que la administración correspondiente sepa cómo asignar su uso entre los administrados; pero si no son de nadie la cuestión de cómo evitar los efectos perversos de su uso se vuelve más complicada.

Si no se hace nada, los recursos comunales, los pastos o la pesca, corren el peligro de extinguirse por un uso demasiado intensivo. Si eso ocurre decimos que es una tragedia y hablamos de la Tragedy of the Commons. Pensamos que esta tragedia es el efecto de la falta de asignación de derechos de propiedad e intentamos o bien asignar esos derechos, como el uso de las aguas costeras, o bien inventamos esquemas idiosincráticos típicos de comunidades de tamaños reducido. El Tribunal de las Aguas de Valencia sería un ejemplo de este segundo caso pero no es el único ni mucho menos.

Todo esto es conocido, pero lo que quizá sorprenda un poco es la idea de Aaron Tornell y Frank Westermann de que las facilidades que el BCE puede utilizar para inyectar liquidez a la eurozona pueden ser vistas en su conjunto como un recurso comunal lo que, bien visto, no es descabellado cuando uno mira a las cantidades que este banco central europeo ha desembolsado hasta ahora y la relajación paulatina de los criterios que los bancos centrales nacionales (que son los que finalmente inyectan la liquidez) utilizan para hacerlo.

Pero no seríamos suficientemente curiosos si pensáramos en el fenómeno exactamente como una tragedia porque no está nada claro que el sobreuso acabe con el recurso. Es posible que aquí estemos en una situación análoga al caso de las ideas puesto que éstas pueden ser vistas como un bien comunal ya que, una vez expuestas, son conocidas por cualquiera que puede usarlas. En este caso de las ideas nos enfrentaríamos más bien a una comedia de los bienes comunales (una Comedy of the Commons) puesto que a mayor diseminación de las ideas más ideas se generan. Esta abundancia está en el origen de la crítica a los derechos de autor en sí mismos o a su duración e incluso en la actitud que lleva a poner en duda algunas de las formas de patentes. ¿Y no sería aceptable pensar en el dinero fiduciario como algo similar a las ideas?

Naturalmente está el asunto de la inflación. Pero cuando España tiene una inflación por debajo de la media de la eurozona no parece que ese peligro sea muy serio como para no permitir el uso por parte de quien quiera del recurso común. Pero a partir de ahora parece que el señor Draghi no va a permitir esto. Es como si estuviera imponiendo lo equivalente a un copyright de duración no definida.

Si la analogía que aquí se está haciendo es en algún sentido válida, todavía podemos darle una vuelta más. Que eliminar derechos de propiedad intelectual puede ser socialmente beneficioso es ya un lugar común de forma que aquí habría un argumento para presionar a D. Mario. Por otro lado estaría el tratar de aprender de esquemas prácticos que sociedades hasta primitivas han inventado y que han sido ampliamente estudiados por la recientemente fallecida Elianor Ostrom en todos sus detalles. Pero aquí topamos con la dificultad de que casi todos ellos, por no decir todos, corresponden a sociedades de pequeño número de componentes, lo que facilita el conocimiento común de las rupturas culpables de las reglas establecidas.

Pero, para terminar, y en lo que respecta a un nuevo relato, me atrevería a decir que lo expuesto en este post puede servir para apoyar el uso de la idea de confederación entre comunidades relativamente pequeñas. El uso de esta idea sobre la que no pesa ningún derecho de propiedad intelectual igual nos pone en una situación en la que nuevas ideas se generan y fructifican en esquemas útiles.

«VIII: Commons» recibió 7 desde que se publicó el miércoles 27 de junio de 2012 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Ramon M dice:

    ¿ecosistemas pequeños que trabajen en red? ¿tan pequeños que no necesiten crecer por crecer ? de esta forma solo necesiten colaborar con los otros nodos de otras comunidades

  2. Dentro de veinte años estaremos celebrando todavía este post como la fundación de una «(Teoría) Política basada en la extensión de los mecanismos del comunal»… Sinceramente, creo que es la idea más potente que hemos publicado desde la «lógica de la abundancia»

  3. Juan Urrutia dice:

    Trabaja duro y reduce el tiempo de maduración de la idea a la mitad que dentro de veiente años no estoy seguro de poder brindar ni con agua.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] hemos publicado excepcionalmente poco en el Correo de las Indias. Lo más importante, sin duda, un discreto post de Juan que leído como merece funda la primera Teoría Política del Comunal, es decir, nos da un argumento metodológico para exportar a casi cualquier campo de la […]

  2. […] Hacia un nuevo relato VIII: commons […]

  3. […] exceptionally little on Correo de las Indias. The most important thing, without a doubt, was a discreet post by Juan that deserves to be read, because it founds the first Political Theory of the…, which is to say, it gives us a methodological argument to export to almost any field of […]

  4. […] de lo que imaginamos en un futuro al que quizá no lleguemos. Pensemos, como ejemplo, en la idea de los bienes comunales asociados a una manera de trabajar novedosa, menos individualista, más grupal y que combina la […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.