Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

XLI: El poder de las ideas

Vamos por el buen camino cuando, como hace dos días, ponía énfasis en las redes distribuidas como ejemplo de la ruptura de las jerarquías propias del poder y como la posibilidad hoy ya real de enredarnos en una verdadera conversación a salvo de los sofisticados dispositivos de poder que ya pueden ser evitados y mañana podrán ser destruidos.

confederationHace dos días escribía desde Madrid sobre la aceleración de la rotación del poder resaltando la virtualidad de la clase media en la tarea de aplanar la pirámide de la sociedad y en consecuencia, de reducir la importancia del poder en el control social. El día siguiente, viernes, acudía al Instituto de Empresa para escuchar a McCloskey disertar durante cerca de 90 minutos sobre los dos primeros libros de su programada trilogía sobre las virtudes y la potencia de la burguesía. Este primer libro editado en el año 2006 y este segundo editado en el 2010. Ambos llevan años en mi mesilla de noche y ya era hora de cerciorarme de si había entendido bien su mensaje después de una lectura muy poco cuidadosa y a la espera del tercer volumen. Así que hoy, ya en Foixà, me pongo a tratar de fijar lo que creo aprendí.

Sí que había entendido bien que lo que trata de encontrar esta autora exótica es una verdadera explicación del increíble salto en riqueza que la humanidad experimentó con la revolución industrial. A pesar de ser un economista neoclásico y un experto en historia económica cuantitativa, mi interés en su trabajo siempre estuvo en sus escritos sobre retórica económica. De ahí que no me extrañara mucho la primera impresión que en su día saqué de estos dos primeros volúmenes como tendentes a poner el énfasis en las palabras. Esta impresión es correcta, pero ayer tuve la oportunidad de completar esa impresión con otras ideas complementarias que, en conjunto encajan en ese post sobre la rotación del poder y, en general, lo hacen con esta intención de ir dando pasos hacia una nueva narrativa que nos sirva como heurística que ordene nuestra conducta en sociedad.

Después de desgranar todas las explicaciones utilizadas para dar cuenta de los datos del gran salto que un día se dio en Europa, el menos esperable de los posibles lugares, afirmó que la clave estaba en la clase media, esa de la que yo hablaba en este blog menos de 24 horas antes de asistir al seminario de McCloskey. Evitó detenerse en la enumeración de las virtudes de la burguesía como trasunto de esa clase media y, como digo, trató de engarzar las ideas que voy a tratar de delinear ahora.

La clave está pues en los valores de libertad e igualdad asociados a la dignidad individual de un ser humano. Estos valores se van consolidando con las revueltas de los territorios periféricos de los imperios, revueltas que intentan y terminan consiguiendo debilitar las jerarquías previas adquiriendo así un descaro que es el que permite imaginar lo inimaginable y elaborar ideas impredecibles. Así se acaba con la rutina del pensamiento y se genera un lenguaje que ya con cierta autonomía (esto lo añado yo en homenaje a los filósofos analíticos) es capaz de sorprender con ideas alocadas e imposibles de predecir que constituyen el campo de cultivo de la figura de los emprendedores y posibilitan su éxito amparado también por la mayor difusión de esas ideas que la imprenta y la lectura permiten.

Termino ya pues estoy cansado de un viaje largo y pesado, pero no sin subrayar que esta entrada quiere ser como una garantía de que vamos por el buen camino cuando, como hace dos días, ponía énfasis en las redes distribuidas como ejemplo de la ruptura de las jerarquías propias del poder y como la posibilidad hoy ya real de enredarnos en una verdadera conversación a salvo de los sofisticados dispositivos de poder que desde ya pueden ser evitados y mañana podrán ser destruidos.

«XLI: El poder de las ideas» recibió 2 desde que se publicó el Sábado 23 de Marzo de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Dicho en otras palabras: menores escalas, menos procesos a escuadra y cartabón, muchas menos máquinas… y más protagonismo de las personas, las comunidades y las redes. Conocimiento, inmateriales, ética hacker, vidas interesantes en vez de fortunas y afanes acumuladores. Por ahí va el mundo y es una bendición que así sea. […]

  2. […] por encima de todo un nosotros cuajado en conversaciones libres de dispositivos de poder que van decantando un ethos para el que lo más importante es generar significado -o sea imaginar […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.