Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

¡Gracias Madina!

Con este mismo tí­tulo me llegó el otro dí­a el texto de la Fundación Ananta que voy a reproducir aquí­ porque me parece del máximo interés

ETA fue derrotada en el corazón de Madrid el martes 14 de Noviembre. No fue en una redada, ni en una macro-operación. No se movilizaron comandos policiales. No fueron la Brunete, ni el “ejército de ocupación ” los causantes. Bastó una silla, un micrófono y un hombre sereno. La derrota la infligió la voz transparente, tranquila de un joven al que la propia organización violenta dejó cojo. La flagrante derrota moral vino de un valiente diputado sin pierna, sin madre, sin futuro deportivo y sin embargo exento de todo odio.

No nos interesan las derrotas militares. A estas alturas bien sabemos que esas victorias sólo significan paréntesis entre batallas. Los recambios vienen siempre ví­a “express ”. Demasiado rápido se puede nutrir un frente cuando hay cantera emocionalmente preparada para incorporarse. De la “kale borroka ” a la pistola no hay apenas trecho. El alistamiento no es problema cuando, aún sin justificación alguna, las heridas no terminan de cerrar y el resentimiento de acallar.

No hay agravio, aún fabricado o magnificado, que cierren las solas armas y sus victorias de cartón. Es preciso algo más que medidas policiales para inaugurar nuevos horizontes en cualquier lugar conflictivo. Los futuros los van abriendo voces henchidas de razón y privadas de rencor como la del joven de Sestao. La humanidad progresa con el sereno coraje que proporciona el dolor sublimado y la sabia esperanza de los argumentos. Madina derrochó en la Audiencia Nacional de todo ello.

Los adalides de la “manu militari ” en cualquier latitud del mundo deberí­an visionar el juicio en cuestión. Los valedores de la acción-represión, los mandatarios y activistas que sólo manejan el ojo por ojo y diente por diente, deberí­an estudiar el testimonio de Madina, para comprobar como se puede contribuir a quebrar, con la sola palabra y el espí­ritu apaciguado, unas actitudes y voluntades tan violentas.

El perdón y no el macabro orgullo, ante el joven al que la organización violenta pretendió quitar la vida, por la sola razón de pensar diferente, hubiera significado un paso hacia ese futuro de paz y reconciliación en el Paí­s Vasco que tanto anhelamos. La penosa sonrisa de los jóvenes del comando en la jaula de cristal marcan el final definitivo de ETA. ¿Qué organización podrí­a superar el lastre de tan desubicadas sonrisas?
El corazón de Eduardo Madina debí­a seguir latiendo, porque acabar con esa vida o con cualquier otra es una barbaridad exenta de cualquier motivo, mérito y futuro. El joven socialista de Vizcaya debí­a sobrevivir, entre otras muchas cosas, para indicarnos a tantos el camino del no rencor y de la auténtica paz.

Me he permitido utilizar la negrita que no está en el original para contrastar ese comentario con el que hice en su dí­a sobre la mirada de Txapote. Yo recomendaba que no se diera mucha publicidad a aquella mirada porque lo retador es contagioso. Hoy me encantarí­a que se diera una enorme publicidad a la secuencia que une esas sonrisa con la serenidad de Eduardo Madina. Ese contraste muestra que la pobre escenografí­a diseñada por los asesores de ETA ya ha perdido la batalla.

También me gustarí­a recordar ahora la discusión que un dí­a se montó sobre La Pelota Vasca, aquel documental de Julio Medem que tantos disgustos le proporcionó. Quiero que ahora se juzgue a la luz de los acontecimientos posteriores. Creo que no me confundí­ al entender que las simpatí­as de Medem iban por los jóvenes, especialmente por Eduardo Madina al que dedicaba un significativo mayor tiempo que a otros, y que su sensibilidad polí­tica correspondí­a a un socialismo guipuzcoano. Madina es de Vizcaya; pero su ejemplo marca la tónica que siempre ha caracterizado a ese socialismo guipuzcoano. Ha elaborado un lenguaje en el que hablar de un futuro esperanzador, el mismo lenguaje que yo atribuí­a al estilo visual de La Pelota Vasca.

«¡Gracias Madina!» recibió 0 desde que se publicó el Martes 21 de Noviembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Berlin Smith dice:

    Nunca entendí por qué los miembros del PP, salvo a algún caso suelto de UPN les pareció tan horrible hablar allí: hablaban todos y decían lo que querían. Era un puzzle terrible. Terrible porque todos los argumentos quedaban desnudos a la vista de cada uno para juzgar, porque veías las espaldas de los guardadores de las otras espaldas, al torturado, al herido, al fanático, al intelectual con razones: no creo que mostrar lo que dice el asesino, el presunto asesino y sus secuaces fuera equidistancia, sino un elemento necesario para la inteligencia del hombre de a pie: que pueda juzgar por sí mismo. Medem hizo un montaje, su derecho, que a mi juicio le daba un sesgo editorial tipo Elkarri, dicho así por simplificar. Ni bien ni mal, es su opción. Pero hasta eso tengo derecho a analizarlo como espectador.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.