Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Gemeinschaft und Gesellschaft

Lucerna era quizá un lugar adecuado para rememorar esas nociones sociológicas y utilizarlas como referencias básicas para entender mi propio trabajo y así mejorar la presentación plástica de mi C.V. y para acercarme a esa actitud básica algo redentora que siempre ha anidado en mí y que no llego a entender de dónde viene.

toennies_gemeinschaftLa tarea que me esperaba estos pocos días en Lucerna no era poca cosa ni cosa fácil, así que saqué fuerzas de flaqueza y comencé a pasear, después de un opíparo desayuno con Machalen, por la orilla del lago en la búsqueda de alguna idea que pudiera orientar mis elucubraciones a lo largo del día. Curiosamente lo que vino a mi cabeza, quizá por la influencia de aquel idioma que conocía muy regularmente, fueron dos términos utilizados por primera vez juntos y en contraste uno con el otro por Tönnies: Gemeinschaft y Gesellschaft. Entre divertido y un poco cabreado pienso que estos dos conceptos y las relaciones entre ellos es lo único que aprendí en los tres años que perseveré en la universidad privada de mi ciudad hasta que me largué a Salzburgo a profundizar mis conocimientos de comercio internacional únicamente porque era éste el tema que privilegiaba la fundación Fullbright.

Y después de tantos años vuelven a mi mente estos dos conceptos en este primer día en Lucerna tratando, en el fondo, de sacarle ventaja a Ramón a través del idioma alemán que este decía desconocer. Pero aparte de este fondo que yo siempre encuentro en cualquier cachito de vida después de siete años de tratamiento psicoanlítico, estaba la evolución general de la sociedad tanto en el lugar de donde yo provenía con mi nueva identidad como en esta España centrada en el Madrid que ahora habitaba.

Recordé que en aquella época traté de manera poco técnica de comprender una y otra noción y de unir ambas en un intento de comprender la sociedad. Recordé más tarde que a lo largo de estudios posteriores después de aquella triste despedida de Machalen llegué a entender que la comunidad (Gemeinschaft) no era sino el conjunto de memes (una palabra entonces desconocida y fruto de la teoría de juegos evolutivos) que habían surgido en un cierto grupo de seres humanos como resultado de la selección de estrategias que, repetidas una y otra vez y seleccionadas como las mejores, se habían establecido como señas de identidad (digamos comer con el tenedor) de una sociedad determinada.

Algo bastante distinto de lo que denota la palabra Gesellscchat, una noción ésta que me hizo rememorar las normas y cruces de relaciones entre los negociantes de la ciudad de mi juventud y que servían para facilitar los contactos propiamente comerciales o industriales. Recordé fotos de mi abuelo con un sombrero que debía ser el adecuado para un agente de bolsa en aquellos años del cambio de siglo y a la espera de la gripe que se denominó española. En ese momento en esa sociedad se cruzaban memes de conducta estereotipada con la gestión de normas legales y consensuadas sobre la forma de dejar constancia de ciertos intercambios de mercado. ¿No sería cierto que unir ambas nociones de manera consciente era justamente lo que las TIC en general y lo que se ha llegado a llamar la economía P2P estaban consiguiendo con consecuencias, piensa Juan, realmente inesperadas y sorprendentes?

Pero no tenía la mente para este tipo de pensamientos que serían, pensé, más de tarde. Me dejé llevar más bien por la nostalgia y por la belleza del lago en esa época del año y bajo esa luz matinal y resbalé hacia mis preocupaciones más inmediatas y menos generosas. Lucerna era quizá un lugar adecuado para rememorar esas nociones sociológicas y utilizarlas como referencias básicas para entender mi propio trabajo y así mejorar la presentación plástica de mi C.V. y para acercarme a esa actitud básica algo redentora que siempre ha anidado en mí y que no llego a entender de dónde viene.

A estas alturas de mi carrera no sé muy bien cómo distinguir bien estos aspectos pues ese deseo curil de que mi trabajo, por muy intelectual que fuera, habría de servir para mejorar la vida de mis congéneres, y especialmente la de los más cercanos, no puedo distinguirlo, desde mi ego poco humilde y basado en un C.V. razonable que yo creía incomprendido, de ese otro gesto de convertir ese curriculum en una obra de arte plástica o en un remedo de semejante cosa que adornara las paredes de mi humilde casa en Madrid.

Llegaría el momento de interpretar esos lienzos, ahora ya con diversos fondos pintados en un color liso de distinta tonalidad o de distinto color, no solamente como la distinción entre mis ideas y esa vida subyacente para la que quería pensar que trabajaba, sino de traducir eso a música y, finalmente entender que los pasos entre las ideas y sus relaciones tratadas ambas como agujeros y cortes de navaja que los relacionaban entre sí respectivamente no estaban siempre en el mismo plano final, sino que a veces pertenecían a un camino seguido unos años y otras a otros caminos que se me abrían de repente y que no podía dejar de lado. Con el tiempo quizá llegaría a tener la casa llena de lienzos con distintos fondos y quizá un día surgiría la inspiración de cómo disponer todos estos cuadros relativamente pequeños ordenadamente desde el punto de vista musical sobre un enorme lienzo limpio y vacío que habría devenido lo que yo pensaba era la vida a explicar, el objeto de mi profesión, el sentido de mi vida.

Había llegado demasiado lejos, tanto en distancia al hotel como en mis elucubraciones. Pero lo había hecho y ahora me parecía obvio que no debería abandonar Lucerna sin aclarar si hay o no hay un fondo desnudo definitivo cuyo alcance musical nos diga que hemos llegado al final. Pero por ahora ya estaba bien y me tocaba disfrutar de la ensoñación de una siesta bien acompañado.

«Gemeinschaft und Gesellschaft» recibió 1 desde que se publicó el Jueves 28 de Abril de 2016 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias