Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Frankie Laine

He leí­do en un periódico de hoy que ha muerto Frankie Lain y su recuerdo me ha sumido en una dulce nostalgia.

He recordado lo importante que fue en mi casa el primer tocadiscos portátil. Habí­a ya nacido el microsurco (que hoy llamamos vinilo) y en estos tocadiscos se podí­an hacer sonar aquellos vinilos de 45 que tení­an un agujero de gran diametro en el centro y en los que, para que giraran correctamente, se hací­a necesario un adminí­culo redondo que rellenaba el agujero.

Este invento facilitó mucho la celebración de aquellos guateques de los años cincuenta a los que mis hermanas acudí­an, supongo. Les recuerdo con sus falditas amplias y los chalequitos con manga currita como las portoriqueñas de West side Story.

Yo no tení­a la edad para esas cosas; pero escuchaba la música del momento y reproducí­a los sonidos del inglés sin saber lo que decí­a. Más adelante me ocupé de recupera aquellas letras y confieso que parodio a menudo a Franki pensando que , si alguna vez me veo obligado a acudir a un karaoke, pediré que me pongan una de sus canciones.

Una hermana, la más enamoradiza, se extasiaba con una canción cuya letra decí­a: You can gamble for matchsticks, you can gamble for gold but if you haven ´t gambled for love and lost you you haven ´t gambled at all. Es lo que podrí­amos llamar, en beneficio de los epistemólogos, una verdad de Big Band.

La otra hermana, más mí­stica, me cantaba lo de I Believe: every time I here a new born baby cry, or touch your lips, or see the sky I have no words I just believe. Ya ven las emociones como fuente del saber sin palabras.

Ah! Qué años aquellos! Ya nadie cree que el amor es un juego al que se puede apostar ni nadie de los que yo conozco piensa en nada trascendente cuando ve crecer una flor.

Que quieren que les diga, me parece que hemos mejorado.

«Frankie Laine» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 10 de Febrero de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. pascal dice:

    Hoy la sociobiología (y no sólo ellos) piensan que el amor es precisamente una apuesta en una lotería genética, pero seguro que Frankie Laine no pensaba en maximizar su utilidad esperada al enamorarse. Los anticonceptivos le devolvieron a la apuesta todo su romanticismo: apostar a la lotería genética sin jugarte los cuartos es como jugar a un videojuego con vidas infinitas, puro vicio para todos esos románticos a los que no les gusta perder…

  2. pascal dice:

    Deja aquí tu comentario o nota. Se publicarán los más interesantes e intentaré responder por correo los restantes. Los amigos también podéis dejar notas personales, avisando eso sí, de cuales son publicables y cuales no. En ningún caso aparecerán publicados comentarios anónimos, insultantes o con direcciones de email falsas. (Borra todo esto para dejar tu comentario)

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.