Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Fisiognómica en serio o la iluminación recompensada

Pues resulta que mis ejercicios en fisiognómica a los que soy tan dado, pues los parecidos se me imponene sin que pueda evitarlo, no son una anécdota sin interés y tampoco un recordatorio de la antigua crreencia en que el físico refleja el alma. Son algo más tal como refleja el título de este seminario que se me anuncia:
“Physiognomy in Science and Art” impartido por Brigitte Hoppe de la Ludwig-Maximilians-Universität, München.

Traduco el resumen que se me envía junto con el anuncio. Y lo hago con algo de imaginación pues el inglés de Brigitte Hoppe está contaminado por una cadencia germánica. Comienza así el resumen que hace de sus ideas:

Este trabajo presenta las raíces históricas y el desarrollo de la fisiognómica. En él se discute la fisiogómica como un método de juzgar a través de las apariencias de las partes principales, las llamadas “señales”, de los distintos objetos naturales, incluídos los seres humanos, a fin de reconocer sus propiedades esenciales.

O sea, que las similitudes que se me imponen son señales de las propiedades esenciales de los seres humanos que detecto como parecidos. Mi mirada es como un aparato de rayos X. Y continúa la autora:

Sobre la base de textos científicos y de varias clases de imágenes generadas por autores filosóficos y médicos así como por las bellas artes y el arte de la escultura, podemos seguir este método desde la Antigüedad hasta los Tiempos modernos.

O sea que mi don se constituye nada menos que en un método. Y no uno cualquiera pues puede hacer maravillas.

Mediante el análisis de esta rica tradición y de su desarrollo-en la ciencia así como en el arte- por medio de algunos ejemplos característicos, podemos establecer cambios en el papel de la aplicación de la fisiognómica como método para detectar, identificar y transmitir “un oscuro conocimiemto silencioso o mudo” para hacerse consciente, un método perceptible por parte de un académico en su análisis de un cuerpo humano o por la mirada humana sobre una obra artítica.

Siempre he pensado que me basta una mirada rápida a una exposición de pintura, digamos, para detectar la obra principal o más valiosa pictóricammenet hablando. Y como digo a menudo me basta con la contraportada de un ensayo para saber lo que voy a aprender si lo leo entero. Todo esto explica mi indolencia ante la perspectiva de explicar lo que yo percibo como obvio. Pero ahora resulta que tengo una coartada para mi proceder. Y, además,uedo ser ambicioso para mi don:

Algunas razones de los cambios de la aplicación de la fisiognómica en ambos campos de la práctica cultural y de la ciencia y el arte, deben encontrar su desarrollo en el campo de una metodología especial e incluso a nivel de una visión del mundo general.

Siempre he sabido que mi don es algo más que un pasatiempo. Ahora sé que llamar la atención sobre el parecido esencial entre, por ejemplo, la Sra. del candidato liberal Clegg y la Princesa de Asturias es nada menos que una percepción de todo un rasgo cultural profundo. Por fin esta iluminación específica encuentra su recompensa

«Fisiognómica en serio o la iluminación recompensada» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 6 de Mayo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.