Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Filosofía recreativa: Sinsorgos e Insustanciales

La presentación del Informe anual de la Fundación CYD (de cuyo Consejo Asesor formo parte) sobre el estado de la la Universidad Española, me desveló un secreto o, si quieren, me proporcionó una revelación sobre el ser. Los dos ministros presentes, Gabilondo y Garmendia son vascos y representan, por activa o por pasiva, dos formas de serlo que quisiera explicar en téminos metafísicos.

Para ello tengo que explicar un poco la terminología básica de la filosofía vasca que, como se sabe, representa, junto a la griega y la alemana, las tres cumbres del pensamiento universal.

“Sinsorgo” es lo que llamó el vasco Nicolás Redondo a Felipe González a raiz de la huelga general de finales del 88 que tantas consecuencias políticas tuvo. “Insustancial” es lo que una madre vasca llama a su hijo favorito y malcriado que se aprovecha de la situación y consigue lo que le da la gana a base de simpatía.

Menciono los dos adjetivos pues componen la evidencia de la profunda raiz filosófica del pueblo vaso.

El insustancial es el ejemplo más estilizado de lo que es el ser pues se trata de “algo” despojado de todo lo que no sea un ente puro: Garmendia.

El adjetivo sinsorgo es todavía más claro pues se dice de aquel que no cae en la cuenta de las cosas, aquel que no se preocupa por nada y que no cuida del ser, el que no practica la sorge heideggeriana: lo contrario de Gabilondo.

Afirmaron su voluntad de colaborar y uno se pregunta si su diferente manera de “escuchar” al ser podría ser compatible con la colaboración. Yo me lo pregunto con verdadero interés personal ya que mi madre me interpelaba como simultáneamente sinsorgo e insustancial. ¿ Podría yo hacerme cargo de la Universidad ?

Yo pienso que la única manera de atacar seriamente el problema, si existe y debiera ser tratado es, precisamente siendo como yo, sinsorgo e insustancial. O sea que Gabilondo solo no puede pues no es sinsorgo (y no tiene aspecto de insustancial). No puede Garmendia sola pues, aunque es insustancial ( en el sentido explicado), no es sinsorga.

¿Pueden los dos juntos? No, pues les falta la “sinsorguez”, elemento fundamental para cambiar cualquier cosa radicalmente.

«Filosofía recreativa: Sinsorgos e Insustanciales» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 24 de Abril de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.