Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Esto no va a ningún sitio

Una vida honrada y veraz solo puede existir en el «medio de la nada» o «yendo a ningún sitio». Cuando me han dicho «esto no va ningún sitio» he sentido la tentación de echar mano a la pistola si la hubiese tenido. Justamente porque «no va a ningún sitio» esa investigación o ese posible negocio o ese proyecto descabellado merece todo mi esfuerzo

Escalera a ningún sitio«Esto no va a ningún sitio» o «así no vas a ningún sitio» son expresiones comunes y de las que no recelamos. La primera puede ser la opinión de un empresario o de un investigador en una conversación con unos socios o con unos colaboradores en una determinada línea de investigación. La segunda nos recuerda a una recriminación paterna o materna cuando la adolescencia nos inclina hacia formas de vida poco convencionales.

«Ningún sitio» es por lo tanto un «topos» intelectual interesante pues el lenguaje común lo desvela como algo diríamos que existente, como un lugar al que podríamos ubicar a pesar de que, en otro sentido, no está. En este sentido recuerda esa «nada» en cuyo medio decimos encontrarnos cuando estamos perdidos: «en medio de la nada». El lenguaje tiene sus trampas y de su examen extraemos algunas enseñanzas útiles, tal como aprendí hace muchos años cuando leía, durante las noches de guardia en la mili, aquellos ensayos tan inteligentes sobre estas materias firmados por gente como Wittgenstein o Austin.

Creo recordar que, por lo menos, aprendí que el lenguaje no es inocente y que investigarlo como a un sospechoso habitual es una práctica recomendable. Revela, entre otras cosas, las fallas de nuestro imaginario. En nuestro caso, el «ningún sitio» o «en medio de la nada» son dos expresiones que revelan que, en cuestiones importantes para la vida, «solitary, poor, nasty, brutish, and short» (Hobbes) de un empresario o de un investigador, estamos funcionando como si estuviéramos seguros de que existe una cartografía del «mundo» tan rotunda y confiable como la cartografía del planeta. Esta última está validada por la visión del planeta Tierra desde el exterior, un exterior que existe y que sabemos que existe.

Esta admisión de un afuera distinto de un adentro no es algo banal pues es similar y no puede ir separada de la distinción entre trascendencia e inmanencia. Y está última está asociada -¿quien podría negarlo?- a mucho sufrimiento innecesario. Pero es que, además, también está asociada a cosas más prosaicas como el desprecio relativo al comerciante vis à vis el productor. Solo este último ha llegado a «algún lado» y finalmente puede descansar aunque la idea de descansar no haga sino revelar la no aceptación de un eterno devenir reflejado justamente por la actividad del comerciante. El dinero, hoy meramente fiduciario, sigue entendiéndose como algo inexistente, como humo, como «nada», a diferencia de las patatas, sin llegar a apreciar que universalmente solo se conocen las patatas en el plato a donde han llegado gracias al comerciante.

Bastan estos breves párrafos para vernos obligados a reconocer que una vida honrada y veraz solo puede existir en el «medio de la nada» o «yendo a ningún sitio». Cuando me han dicho «esto no va ningún sitio» he sentido la tentación de echar mano a la pistola si la hubiese tenido. Justamente porque «no va a ningún sitio» esa investigación o ese posible negocio o ese proyecto descabellado merece todo mi esfuerzo a fin de que, como decía hace poco, investiguemos la forma de mariposear con enjundia no impostada.

No se puede no ser un nómada en la vida, no se puede no cambiar de negocio o negociado con frecuencia, no se puede empecinarse en una línea de investigación aunque ésta parezca llevar a algún sitio. No se puede no estar dimitiendo todo el tiempo. Esto sí es el gesto más radical, algo totalmente incomprensible para la implícita y enraizada cultura dominante entre nosotros. Para el nomadismo de los tuaregs, sin embargo, no debe ser tan extraña la destrucción de mausoleos por parte de sus aliados islamitas en Azawad.

Y ¿a donde va todo este sermoncito? Pues a ningún sitio, desde luego.

«Esto no va a ningún sitio» recibió 6 desde que se publicó el martes 3 de julio de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Tampoco podemos dejar de olvidarnos del para qué…

    Para nada

    Trabajé el aire
    se lo entregué al viento:
    voló, se deshizo,
    se volvió silencio.

    Por el ancho mar,
    por los altos cielos,
    trabajé la nada,
    realicé el esfuerzo,
    perforé la luz
    ahondé el misterio.

    Para nada, ahora,
    para nada, luego;
    humo son mis obras,
    cenizas mis hechos.

    …Y mi corazón
    que se queda en ellos.

  2. Juan Urrutia dice:

    Maravilloso Natalia. Este poema vale más que todo el post. Muchas gracias.

  3. Quim dice:

    Ya que has introducido algunas palabras inglesas en tu post, me animo a reproducir la siguiente definición del Cambridge Dictionary:

    <>

    in, at or to no place; not anywhere

    not in a successful or a winning position

    http://dictionary.cambridge.org/dictionary/british/nowhere?q=nowhere

    También tiene su aquel la expresión que tanto gusta utilizar a los estadounidenses cuando pretenden recriminar a alguien su ausencia de méritos profesionales: <>.

  4. Quim dice:

    Hola de nuevo.

    Por algún motivo mi comentario anterior ha aparecido sin la palabra cuya definición citaba (nowhere) y sin la expresión aludidida (get a life).

    Saludos,

    Quim

  5. Juan Urrutia dice:

    No sé porquése habrfá producido el error, pero lo siento pues nowhere es una palabra clave que rondaba mi cabeza en todo momento y get a life es una sorpresa, en caso de que la copie bien,muy adecuada para lo que quería decir.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. Shane dice:

    […] pensado escribir una adición sencilla al post del pasado martes sobre el “ir a ninguna parte” como divisa de vida; pero me ha sido imposible pues el […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.