Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Estamos solos

Mis coronarias y mi hipertensión me han converetido en flaneur a lo Walter Benjamin al menos durante una hora al día. Así que me fijo más que antes en las cosas extraorinarias que acontecen en la rua como decía el TBO de mi niñez.

Me ataca por sorpresa un cartel anunciando que somos más detres millones y aun así estamos solos y mi imaginación se desvía hacia la crisis y el desempleo que produce.

Mi cerebro se acelera y comienso a pensar que los sindicatos han entrado en la era del talento acompañados por personajes célebres (como Juan Imedio y el “niño” Torres) y que así sí podremos hacer un pacto social.

Continúo volando con mi imagiación y descubro el examen que les pondría a mis alumnos, en caso de que los tuviera, sobre la crisis y sus remedios. Recuerdo lo que contaba Frank Hahn, hace muchos años, en la high table de Churchill College de Cambridge refiréndose al examen que había puesto a sus alumnos de Siena. Traspuesto a nuestra situación les preguntaría qué remedios sugieren y, sobre todo, en qué orden los aplicarían, cosa sobre la que ya escribí.

En efecto, los alumnos deberían haber aprendido que el rodeo de la producción no es solo una pieza de la teoría del capital del austríaco Böhm Bawerk, sino también, y quizá sobere todo, un consejo para el bien pensar. Ir directamente a la solución o alivio del problema más llamativo no es necesariamnete la mejor ruta para recobrar la senda del crecimiento.

Y esta rememoración-reflexión me lleva al artículo que preparo sobre la crisis y sobre la necesidad de retomarlo para insistir en que lo primero es recuperar la confianza en el sector financiero, la confianza que los demás tienen en él y la confianza que unas instituciones tienen en las otras. Y recuerdo que de esto ya hablé hace un año en una especie de homenaje particular a Toni Calvó.

¡Ah! Por cierto el anuncio no tiene nada que ver con los más de tres millones de parados. Los que están solos son los más de tres millones de personas aquejadas de alguna enfermedad rara con tan poca incidencia entre la población que a los laboratorios de farmacia no le compensa investigar sobre los medicamentos adecuados para cada una de ellas. El ser distinto te aisla y te deja inerme a no ser que te organices como un grupo de presión.

¿Es esto tan distinto de la lucha de clases?

«Estamos solos» recibió 3 desde que se publicó el Domingo 22 de Febrero de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Hola, Juan,

    Parece que empieza a haber muchos conjuntos de tres millones. Ya sabes, por lo de D3M.

    Saludos,

    José Luis

  2. Juan Urrutia dice:

    Hola Jose Luis y bienvenido. Lo de D3M está bien traído. Reconocerás conmigo que también son raros aunque no estén solos.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.