Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ESPAÑA Y EUROPA ANTE EL DESAPALANCAMIENTO

En mi última entrega de La Mirada del Economista (“Jobless recovery” ¿una cuestión de poder?”) decía que “la situación en la que nos encontramos… parecería dar la razón a los que, jugando con las letras, nos predecían una recuperación en U o en W”. Los datos e informaciones que han ido surgiendo desde entonces, así como el caso griego me dan, desgraciadamente, la razón. A los ejemplos de aquel artículo hay que añadir otros nuevos pulsos relacionados ahora con el problema de la deuda, sea ésta externa o interna, pública o privada, de los países de la Unión Europea.

Ni que decir tiene que casi ningún país de la zona euro cumple los criterios de Maastricht que conformaban el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en lo que respecta tanto al déficit presupuestario, fijado en el famoso y ya casi olvidado 3%,como al tope del 60% del PIB de deuda pública que el PEC exigía. Esto plantea dificultades que voy a tratar de comprender a fin de verificar mi aseveración de que vamos a contemplar luchas de poder renovadas.

En el caso del Reino de España, la situación creada por el desequilibrio de la balanza de pagos no es dramática. España debe al exterior, por la deuda emitida para cubrir una parte de los déficits anuales de dicha Balanza de Pagos un modesto porcentaje del PIB. Aunque esta cifra ha ido creciendo por la falta de competitividad seguirá siendo una cifra relativamente baja. Sin embargo a este concepto hay que añadir otras deudas hacia el exterior que El Estado puede tener como resultado del déficit presupuestario así como las que acarreen agentes privados. Y, con estos añadidos, la situación puede complicarse

En efecto, aunque la vida media de deuda externa pública está en torno a los 7 años, vamos a encontrarnos con importantes necesidades de financiación a corto plazo debido a a las otras fuentes de endeudamiento y especialmente el déficit presupuestario y su preocupante aceleración. Vamos a confrontar, por lo tanto, importantes necesidades de financiación a corto plazo cuya posible refinanciación va a ser relativamente cara debido, no tanto a la mala situación del endeudamiento, como a los fundamentales poco promisorios de la economía española aquejada de falta de competitividad. En esta situación un incremento impositivo parece conveniente.

Además de todo lo anterior, el sector privado, no tanto las economías domésticas y las empresas financieras como las empresas industriales, tiene que cargar con su propia deuda que, en parte, también es exterior de forma que incluso las empresas más potentes, con ratings más o menos próximos al del Reino de España, van a tener que confrontar los mismos problemas que el sector público, pero agravados. La situación empresarial es pues preocupante puesto que a la falta de demanda exterior para los productos de esas empresas hay que añadir el paro que incide sobre muchas familias. No hay pues demasiadas esperanzas en lo referente al desapalancamiento de unas y otras empresas de forma que no podemos esperar un relanzamiento de la formación bruta de capital para no hablar del consumo en bienes duraderos.

La obligatoria reducción del déficit presupuestario para cumplir con el criterio del 3%, su financiación y la consiguiente colocación de las emisiones necesarias por parte del Tesoro constituyen problemas adicionales para la recuperación. Aparte de colocaciones en el exterior de esas emisiones, o bien se las queda la banca, con lo que ésta estará justificada en su “estreñimiento crediticio”, especialmente en un momento en el que se puede esperar una consolidación del sector, o bien se colocan en el sector familias, probablemente con el incentivo de alguna ventaja fiscal asociada a la afloración de rentas ocultas. Vemos pues cómo, de una u otra manera, el sector privado deberá pagar parte del estropicio si no queremos sobrecargar el fondeo exterior.

Pero estos problemas no son solo nuestros. Cada economía tiene que saber si su tasa de crecimiento a largo es suficiente para pagar la carga de la deuda a los tipos pactados. Si no lo es, o solo lo es a partir de un futuro muy incierto, la deuda aumentará y esa economía no tendrá más remedio que reducir su gasto o aumentar sus tasas impositivas. Casi todos los países de la zona euro están en una situación parecida, de forma que muchos tendrán que acudir a otras zonas del mundo para obtener financiación, lo que previsiblemente encarecerá ésta. Si la situación se generaliza no le quedará a Europa sino una alternativa diabólica. O bien el BCE se hace cargo de las deudas agregadas monetizándolas, o bien se devalúa el euro para fomentar las exportaciones. Además de que ambas vías llevarían a una elevación de los tipos de interés a los que se financia la deuda, ni una ni otra de éstas soluciones parecen hoy por hoy admisibles para las economías europeas fuertes (Alemania o Francia) ni serían aceptables para sus prestamistas. Pero aunque no se lleve a cabo una devaluación formal (que, además de ser el reconocimiento que Europa no es un área monetaria óptima, probablemente acabaría con el proyecto europeo), el euro se irá depreciando en el mercado. Esto favorecerá sin duda las exportaciones de la zona pero también puede incentivar aun más la especulación contra el euro.

Se avistan por lo tanto luchas de poder adicionales a las que destacaba hace un mes. Recordemos que, en el ámbito doméstico, había que contar con el enfrentamiento entre contribuyentes y banqueros y entre patronos y trabajadores. Esta última confrontación no se ha canalizado de momento en un diálogo social suficiente como para llegar a acuerdos (más allá del ya firmado sobre salarios) que sostengan las modificaciones estructurales del mercado de trabajo. La tensión correspondiente ya se ha escenificado en las manifestaciones del pasado día 23 contra el “pensionazo” y si las empresas, por las razones apuntadas, se ven todavía más constreñidas crediticiamente, se va a recrudecer. Las tensiones entre contribuyentes y banqueros pueden quizá pasar a un segundo término a no ser que la imposición adicional requerida sea poco equitativa o que la consolidación financiera, seguramente ineludible, exija primar a algunas instituciones financieras.

Esta situación comprometida es lo suficientemente generalizable como para que Europa tenga que ponerse las pilas, lo que acarrea dificultades burocráticas y políticas, y como para que España intente con seriedad una política dura respaldada o no por un pacto de Estado. Un pacto así no parece fácil de alcanzar por el problema de las subidas impositivas por un lado y por la reforma de las pensiones o las reformas estructurales del mercado de trabajo por otro.

En una situación así se me antoja extraordinario que ningún economista europeo se haya referido a unas piezas teóricas, antiguas y menores, sobre el período de ajuste, es decir lo que tardaría una economía en volver, por ejemplo, a la senda anterior. Este período de ajuste depende del tamaño del sector público, de la tasa impositiva media y de la distribución de la renta ( ver mi trabajo “Una visión (semi) heterodoxa de la crisis”, Cuadernos de economía, vol.32, nº 88, enero-abril 2009). La influencia de esos factores es de un signo u otro dependiendo de la situación presente de la economía de que se trate. Pues bien, el Pacto de Estado en España debiera ser posible a partir de un acuerdo técnico sobre esa situación inicial en España: una buena tarea para la troika negociadora que ya se ha puesto a trabajar sin demasiadas expectativas de éxito. Y Europa empezaría a ponerse las pilas al reconocer que lo que una u otra economía tiene que hacer puede variar dependiendo de su período de ajuste propio dejando de entonar la palinodia de la necesidad de un gobierno económico único, por lo que se entiende un Tesoro único. Una idea ésta última sobre la que escribiré otro día.

«ESPAÑA Y EUROPA ANTE EL DESAPALANCAMIENTO» recibió 8 desde que se publicó el Jueves 4 de Marzo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Xola dice:

    Sigo con mucho interés este blog y aunque fui alumno tuyo en Sarriko (¡ hay aquellas Macro!). No me dedico a la economía, la intento seguir. Aquí presento algunos datos unos artículos que me han llegado y que tienen pinta de ser verosímiles. Los dejo aquí para ver si los gurús( en el buen sentido) que escribís aquí si es que es posible que haya alguna variable que pueda hacer mejorar los datos y por lo tanto las previsiones.

    • Crecimiento de China y la India y no en la misma medida de Europa (1%) que es donde exportamos la mayor parte
    • Parece que la receta Keynesiana solo sirve para situaciones que no se prolonguen mucho tiempo.
    • La receta del 2009 de gasto público sin inhibiciones ha sido una trampa para 2010
    • Los votos son mas importantes que la fluidez del dinero
    • España no ha hecho una verdadera reforma de las pensiones, del gasto público o del mercado laboral en más de veinte años, que es como decir nunca
    • Estado con mas de 3.000.000 de funcionarios
    • A un año de elecciones es imposible hacer acuerdos (¿Tipo de la Moncloa?)
    • El déficit fiscal ha sido del 11,4% el PIB, y la promesa de reducir en 50.000 millones los gastos de la Administraciones ni está especificada ni cuenta con el apoyo de las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos.
    • Para rebajar este déficit al 3 % en el 2014 es necesario reducirlo cada año un 2% que junto con la reducción de las ayudas fiscales hará que la demanda disminuya.
    • La deuda exterior, entre pública y privada es del orden del 170% del PIB, inferior a UK o USA, pero estos tienen capacidad para pagarla y España no
    • Este año el Estado necesita unos 225.000 millones de euros para hacer frente a los vencimientos de la deuda y financiar el déficit presupuestario.
    • El presidente de la Asociación Hipotecaria ha reconocido que los 325.000 millones de euros que les deben los promotores inmobiliarios son de muy difícil cobro lo que plantea la necesidad de ampliar capitales en un momento muy delicado. Como, además, los bancos tienen una deuda con los mercados exteriores de unos 800.000 millones de euros, de los que deben devolver la mitad en apenas dos años.
    • Los CLU (costes laborales unitarios, uno de los índices que relaciona salarios y productividad) españoles han crecido unos quince puntos más que la media de la eurozona y unos veinticinco puntos más que en Alemania.
    • Las empresas han dilapidado sus beneficios de la última década.
    • Hay 4.500.000 de parados de los cuales cada vez se quedaran mas sin subsidio de desempleo.
    • No podemos devaluar la moneda para mejorar nuestros ratios comparativos.
    • ¿ Se podrá llegar al 2020 con una tasa de desempleo de menos de 2 dígitos?
    • ¿Podremos vivir 10 años con unas tasas tan altas de paro?

  2. Juan Urrutia dice:

    No hay lugar para la nostalgia. Ahora es ahora. Gracias por tus apuntes. Todos son verdad y sobre cada uno de ellos se habla todos los días. Loe acedémicos se empiezan a hacer cargo de la situación y comienzan a agruparse para poner un poco de orden en los datos y en las ideas. Después de haber hecho la lista de los males lo que toca es listar los remedios y saber por cual hay que empezar. Curiosmente ente tus anotaciones brillen por su ausencia los problemas financieros y yo pienso que es jusrtamente por ahí por donde habría que comenzar. Gracias por interesarte por este blog.

  3. Ramon dice:

    No quisimos aprender de otras crisis como la del Japón, con las lecciones de Kobayashi, con las lecciones de Richard Koo sobre los efectos de una recesión de balance, que implica principalmente de un desapalancamiento de empresas, hasta que las empresas no vean buenas expectativas no hay inversiones a la vista, y claro esta no hay pues creación de nuevo empleo a la vista. También hay que considerar el endeudamienotde familias que por el miedo a quedarse sin empleo ahorran, y tal como paso en Japón, la disminución de consumo interior va paralizando el país. El desapalancamiento de bancos también es considerable, reduciendo sus deudas y no haciendo llegar el crédito a pymes. Ademas del efecto expulsion de estados acaparando la financiación. Todo es muy complicado,la única salida es volver a empezar desde abajo con viveros de empresas, con incentivos a emprendedores,con programas de desarrollo raiz. Con un plan de reindustrialización de Europa, para tener mas sinergias entre empresas medias que puedan ganar dimensión.

  4. Ramon dice:

    Las divergencias entre paises es tan gran grande que necesita cada pais un ajuste diferenciado, no esta pues a favor del Tesoro unico (ademas de las negativas de los paises fuertes como Al y FR) Otros creemos que un e-bono una europa mas unida deberia ser la solución para evitar ataques especulativos a paises y porque creemos que un pais solo si esta asfixiado de deudas y no es competitivo ni productivo, necesita la ayuda de una Europa industrial fuerte de un banco industrial europeo fuerte para poder competir con los BRICS.

    Entiendo la posicion de los paises que no se quieren hacer cargo de las deudas de los otros pero tambien hay que contar con las interelaciones comerciales y financieras entre paises europeos, por el riesgo de efecto domino entre paises europeos.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] en Expansión mi columna titulada La Mirada del Economista en la que, bajo el encabezamiento de Europa y España ante el Desapalanamiento, trato de explicar con la máxima sencillez posible lo que se llama el problema de la deuda. Se […]

  2. […] soluciones y formas institucionales nuevas planteadas por los estados apuntaban con decisión a una nueva recentralización económica que devolviera el control de la maquinaria social a los estados nacionales y sus herramientas […]

  3. […] Yo no me preocupo, como hace Krugman, por la posibilidad de una crisis de deuda a pesar de que hace meses que avisé sobre los problemas del desapalancamiento. También me diferencio de Mankiw pues su respuesta corresponde a otra pregunta diferente. A mí lo […]

  4. […] soluciones y formas institucionales nuevas planteadas por los estados apuntaban con decisión a una nueva recentralización económica que devolviera el control de la maquinaria social a los estados nacionales y sus herramientas […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.