Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Epoca de manifiestos

No soy dado a firmar manifiestos, pero supongo que estoy tan irritado y desconcertado como los que los elaboran y los pasan a la firma. Y quizá por esa razón firmé uno de los manifiestos en relación con la nueva ley del aborto, más generosa que la anterior en cuanto a plazos. Quiero decir que me metí en ese juego por ser un viejo cascarrabias a quien molesta casi todo y, en se caso en paticular, el mal uso de la acreditación científica en favor de una opción política ( aunque no partidista, al menos en principio) trivilizando así a la ciencia y convirtiéndola en fuente de toda sabiduría cuando lo que me gusta de la ciencia es que es consciente de sus límites.

Quizá sea la primavera o quizá sea esta primavera en particular, la primera en la que realmente somos conscientes de que el sistema económico global no va bien; pero sea cual sea la causa tengo la sensación de que se preparan manifiestos en todas direcciones. El que aparece hoy en Expansión y que se puede leer en su integridad aquí, es uno de los que no pienso firmar porque me produce más irritación que la rabia que me produce la situación y la falta de reacción ante la misma.

Se trata de un manifiesto que se toma en serio la situación y que, en pocas líneas, sugiere tantas reformas coyunturales y estructurales que parece un catálogo de todas las ideas dadas a conocer en los últimos meses. En términos legislativos se diría que es como una enmienda a la totalidad de la realidad tal como está hoy. Y sin embargo no está firmado por revolucionarios, sino por probos ciudadanos cuya buena voluntad no puede ponerse en duda. Aunque no conozco a casi ninguno de los firmantes, unos me suenan desde hace tiempo y otros los reconozco por sus profesiones. Hay una clara mayoría de altos funcionarios que seguramente sienten el peso del estado porque han tenido altas responsabilidades. Se manifiesta como un lamento general de aquellos a quienes les “duele España”.

No detecto en el manifiesto ningún “error” en el catálogo de medidas a tomar aunque su exhaustividad las trivializa. Sí critico sin embargo el silencio respecto a las prioridades pues no se puede hacer todo a la vez y no solo por falta de medios, sino sobre todo porque algunas medidas son condición necesaria de otras.

Pero detecto en el manifiesto de este grupo privilegiado de ciudadanos un deseo específico de asiganar la causa última de nuestros males a la falta de valores y, más espcecícamente, en el desdén por el esfuerzo y el mérito.

Debemos vivir en un mundo distinto pues yo detecto una sobresaturación de valores de distintos orígenes y a veces contradictorios que conforman un mundo diverso que, al menos a mí, me gusta y regocija como si fuera una tierra incógnita que está ahí dispuesta a ser descubierta. Y en cuanto a la cultura del esfuerzo me temo que nadie se puede olvidar de ella porque, gracias a dios, cada vez es más necesario el competir.

Es curioso que se lancen a la defensa de la cultura del esfuerzo aquellos que, en una buena proporción, son o fueron abogados del estado, economistas del estado o notarios. Se esforzaron durante unos tres años para preparar unas oposiciones que, una vez superadas les convertían en monopolistas de una cierta actividad bien remunerada y que no parece exija, en la mayoría de los casos, un esfuerzo desmedido. Por esta razón este manifiesto parece la rabieta de unos rentistas a los que la crisis está también haciendo mella, algo a lo que no están acostumbrados. Hay notarías que hasta tienen que despedir empleados. ¿A dónde vamos a llegar?

Espero no haber ofendido a nadie en particular y si lo he hecho cargaré con las cosecuencias; pero mi intención era la de saludar la proliferación de manifiestos y la más soterrada de incita ra nuestros mejores economistas a elaborar uno que no se meta en cuestión de valores y se concentre más bien en aportar ideas para las medidas urgentes y necesarias para las que habrán de venir más adelante.

«Epoca de manifiestos» recibió 1 desde que se publicó el Viernes 17 de Abril de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] “No soy dado a firmar manifiestos” decía el otro día al hablar de que estamos en época de manifiestos. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.