Enseñar

por | domingo 4 de enero de 2009

Me acuerdo que me dijiste que te gustaba enseñar. “A mí ya no” pensé. Tu seguramente tenías y tienes algo que contar. Mi caso era diferente, era puro eshibicionismo. Y ahora no tengo nada que exhibir, nada que enseñar.