Niall Ferguson, por lo visto, trató de explicar el cortoplacismo de keynesianos por el hecho de que fuera un homosexual que, aunque casado, no llegó a tener hijos. Cuando no tienes hijos es quizá plausible que te preocupe menos el futuro y estés más dispuesto admitir el aumento del gasto público para alimentar la demanda agregada. A primera vista la ausencia de hijos no está claramente relacionada con las tendencias sexuales, pero el comentario tal como se hizo, y a pesar de las sinceras disculpas del historiador, ha sido aprovechado para denigrar a los conservadores." /> Niall Ferguson, por lo visto, trató de explicar el cortoplacismo de keynesianos por el hecho de que fuera un homosexual que, aunque casado, no llegó a tener hijos. Cuando no tienes hijos es quizá plausible que te preocupe menos el futuro y estés más dispuesto admitir el aumento del gasto público para alimentar la demanda agregada. A primera vista la ausencia de hijos no está claramente relacionada con las tendencias sexuales, pero el comentario tal como se hizo, y a pesar de las sinceras disculpas del historiador, ha sido aprovechado para denigrar a los conservadores." /> Niall Ferguson, por lo visto, trató de explicar el cortoplacismo de keynesianos por el hecho de que fuera un homosexual que, aunque casado, no llegó a tener hijos. Cuando no tienes hijos es quizá plausible que te preocupe menos el futuro y estés más dispuesto admitir el aumento del gasto público para alimentar la demanda agregada. A primera vista la ausencia de hijos no está claramente relacionada con las tendencias sexuales, pero el comentario tal como se hizo, y a pesar de las sinceras disculpas del historiador, ha sido aprovechado para denigrar a los conservadores.">

Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

En defensa de Niall Ferguson

Niall Ferguson, por lo visto, trató de explicar el cortoplacismo de keynesianos por el hecho de que fuera un homosexual que, aunque casado, no llegó a tener hijos. Cuando no tienes hijos es quizá plausible que te preocupe menos el futuro y estés más dispuesto admitir el aumento del gasto público para alimentar la demanda agregada. A primera vista la ausencia de hijos no está claramente relacionada con las tendencias sexuales, pero el comentario tal como se hizo, y a pesar de las sinceras disculpas del historiador, ha sido aprovechado para denigrar a los conservadores.

fergusonMis planes editoriales consistían en ir acercándome al segundo libro que adquirí en París sobre IKE (Imperfect Knowledge Economics) y al que ya me refería aquí al tratar del primero de los libros adquiridos en esa Ville Lumiére que, dicho sea de paso, se va apagando. Mis ideas al respecto se van conformando poco a poco gracias a lecturas adicionales como una relativamente reciente de Ricardo Caballero en el Journal of Economic Perspetives como parte de un simposio sobre la situación de la Macroeconomía y que me parece imprescindible para la elaboración del nuevo relato y como otra propia (en colaboración con MCG) ya vieja sobre las dificultades que los problemas de agregación pueden acarrear a la evaluación de la Política Económica.

Pero por el camino se me cruzan otros acontecimientos que, aunque parezcan menores, se me antojan merecedores de un comentario. En esta ocasión se trata de los comentarios homófobos acerca de Keynes que Niall Ferguson, historiador de Harvard, realizó en una charla a inversores no muy ricos y sobre la que me llama la atención TM remitiéndome a esta nota del Athlantic.

Para ponernos en situación pensemos que, ante el desconcierto macroeconómico al que asistimos en todas partes y tanto en los hechos como en las ideas, los políticos y economistas tildados de progresistas son considerados como keynesianos por el hecho de defender el incremento en el gasto público con independencia del correspondiente en los impuestos futuros sobre los que ya Ricardo nos alertó. Por el contrario los políticos y economistas conservadores tienen muy en cuenta este efecto en el futuro y repudian el cebado de bomba para relanzar la economía y defienden una actuación pública que propicie la austeridad para lograr el desapalancamiento y la vuelta a una economía que ellos llaman sana.

En este contexto Niall Ferguson, por lo visto, trató de explicar el cortoplacismo de los keynesianos por el hecho de que fuera un homosexual que, aunque casado, no llegó a tener hijos. Cuando no tienes hijos es quizá plausible que te preocupe menos el futuro y estés más dispuesto admitir el aumento del gasto público para alimentar la demanda agregada. A primera vista la ausencia de hijos no está claramente relacionada con las tendencias sexuales, pero el comentario tal como se hizo, y a pesar de las sinceras disculpas del historiador, ha sido aprovechado para denigrar a los conservadores. Ciertamente no me parece bonito mezclar las teorías de pensadores económicos con su vida privada, pero eso no son sino prejuicios de mi conservadurismo que ni yo mismo respeto.

Si desde hace años la economía trata de liberarse de una concepción de la racionalidad demasiado estrecha introduciendo conocimientos psicológicos y neurológicos como parte de la Behavioral Economics a fin de enriquecer el modelo explicativo teniendo en cuenta sesgos bien documentados, no entiendo por qué no se puede, o no se debe, utilizar esos mismos sesgos cuando no se trata del agente racional del modelo, sino del pensador racional constructor del modelo. Especialmente bajo la HER. Conocer algunos rasgos de su personalidad puede ayudar a entender la aproximación específica de un cierto economista o a enriquecer las posibilidades que abre su forma de encarar ciertos asuntos.

«En defensa de Niall Ferguson» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 8 de Mayo de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias