Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Elogio del idiotismo

El idiota antiguo quería lo verdadero, pero el idiota moderno quiere convertir lo absurdo en la fuerza más poderosa del pensamiento, es decir, crear.

El neoliberalismo y la globalización en los que estamos inmersos a partir de la revolución informática plantea la necesidad del descubrimiento y la formalización de lo que hoy deberíamos entender como las relaciones de poder vigentes así como sus diferencias con las que existían antes de esta revolución. Esta evidencia ha sido la causante de que traiga conmigo a Foixà una colección de ensayos que se titula «El Gran Retroceso. Un Debate Internacional Sobre El Reto Urgente De Reconducir el Rumbo De La Democracia» y en el que exponen sus ideas diversos autores más o menos conocidos.

Casualmente también he traído conmigo el librito de Byung-Chu Han que bajo el título de «Psicopolítica» nos plantea su forma de entender esas relaciones de poder de hoy como una Psicopolítica Deleuziana que iría más allá que la Biopolítica Foucaultiana y, desde luego, mucho más allá de la lucha de clases del capitalismo tal como la entendía mi generación. No hay ya Big Brother sino más bien Big Data que permite al poder dejar de ejercer pues ya se ha conseguido que la informática todopoderosa haga que el poder no necesite ejercer como tal.

El unir estas dos publicaciones y servirse de la unión para conversar y entender en qué mundo vivimos, y en cual querríamos vivir, es algo que me parece urgente pero, de momento, me voy a limitar a tratar de explicar lo que en el título de este post llamo el elogio del idiotismo para no traicionar a los traductores del coreano Han refiriéndome sencillamente al idiota. En efecto la única forma de no dejarse dominar por la psicopolítica es aparecer como un idiota, ese alguien que desea ir más allá del conocimiento y alcanzar la sabiduría.
Para llegar alcanzar la sabiduría es necesario generar un nuevo lenguaje junto al correspondiente nuevo pensamiento y resulta, según Han, que «solo el idiota tiene acceso a lo totalmente otro».

Todo filósofo que genera un nuevo idioma, una nueva lengua, un nuevo pensamiento, habrá sido necesariamente un idiota. Solo el idiota tiene acceso a lo totalmente otro. El idiotismo descubre al pensamiento un campo inmanente de acontecimientos y singularidades que escapa a toda subjetivizacion y psicologización.

La Historia de la filosofía nos describe por lo tanto los diferentes tipos de idiota y, como dirían Deleuze y Guattari:

El idiota antiguo quería lo verdadero, pero el idiota moderno quiere convertir lo absurdo en la fuerza más poderosa del pensamiento, es decir, crear.

O, en mi terminología, ser un sabio.

Y, creo que se podría decir que todo creador ha de ser un iconoclasta que se rebela contra el intercambio dentro del campo de la información y contra el incremento de la velocidad de ese intercambio que en el límite nos llevaría al poder total ante el que no se puede reaccionar, la esclavitud voluntariamente aceptada.

Para terminar desearía terminar diciendo que que la iconoclastia que me gustaría reivindicar nada tiene que ver con la inteligencia como tal pues esta no puede salirse del sistema, no tiene acceso al afuera. Es decir, no puede acceder a lo totalmente otro. Pero es justamente ahí en donde se encuentra la sabiduría.

«Elogio del idiotismo» recibió 1 desde que se publicó el Miércoles 2 de Agosto de 2017 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Muy al principio de estas memorias este autor escribe esto que sigue y que me retrotrae a mi reciente post sobre el idiotismo: […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.