Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Ellas se cuidan

Que me estoy haciendo mayor es un hecho. Que ese envejecer sesgue mis percepciones no es seguro. Al contrario, pienso que la invisibilidad que da la edad me permite la observación distanciada de lo que pasa a mi alrededor.

Mi primera observación es que ellas son mucho más atractivas que ellos. Ellas, sea cual sea la hora del dí­a, van cuidadas, arregladas, maquilladas. Ellos van vestidos bien como oficinistas o rabinos o bien llevan unos pantalones con el tiro por las rodillas y exhiben impúdicamente una barba descuidada de varios dí­as. Ellos llevan una mochilita de horrible plástico; pero ellas llevan, además de un ordenador portátil colgado en bandolera, y de su portafolios , su propio bolso que uno intuye de profundidad abismal.

Mi segunda observación se refiere al comportamiento en los ascensores. Si el ascensor está repleto de gente el tono de la convesación, necesaria para paliar los efectos de la proximidad fí­sica, lo imponen ellas con una especie de gorgeo de pájaro que alegra la mañana. Si el ascensor solo está ocupado por una de ellas y yo, esa ella pasa de mí­ , se vuelven hacia cualquier superficie reflectante y se arregla el pelo.

Ambas observaciones me hacen pensar que por fin son ellas las que dirigen nuestros destinos más allá de los chistes sobre el matriarcado al que acabamos resignándonos y que siempre han sido como la manera indirecta que tení­amos los machos domados de aparentar que seguí­amos dominando la escena.

Y me regocijo de que todaví­a me quede tiempo de ver su éxito definitivo. Porque ellas se aman a sí­ mismas podemos tener confianza en que harán bien lo que contribuye a cuidar lo demás, es decir a todos y a todo, desde los animales al planeta.

Quien cuida su apariencia como lo hacen ellas ha de ser necesariamente alguien que se da cuenta, que está alerta, que resuena con el ritmo del mundo y en quien se puede confiar en el caso de que tu también seas apañado, o a quien hay temer si eres un desastre desgreñado.

Si incluso ante un individuo invisible como este señor mayor, ellas se retocan el pelo en el ascensor, debe ser cierto que les necesitamos urgentemente.

Lo tristre es que es dudoso que ellas nos necesiten a nosotros.

«Ellas se cuidan» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 21 de Febrero de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. mc dice:

    Es curiosa la interpretación.Para mí,¡ o me cuido o la que se vuelve invisible soy yo! Es decir, más que amor a una misma es una especie de carga. Una mujer, además de todas las cualidades deseables en cualquier persona, necesita sentirse atractiva, y por ello para nosotras es más doloroso el paso del tiempo.
    Cuidar a los demás se nos da mejor porque creo que somos un poco madres con lo que se mueve alrededor. Al final, todo se debe a lo que el instinto nos obliga, cuidar y atraer al sexo opuesto.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.