Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El peso del Libro

El Papa Benedicto XVI ha hablado sobre las irreverentes viñetas de Mahoma y, en lenguaje vaticano, ha dicho que está muy mal ofender a los creyentes tal como hacen los ateos y los laicos demasiado amenudo. En seguida se imagina uno la coalición de los creyentes, agrupados alrededor de una u otra de las religiones del Libro, enfrentándose a la de los laicos y descreí­dos y se pregunta qué está en juego.

Yo creo que muchos e e importantes asuntos están en juego.

Los creyentes son los afiliados a alguna de las tres religiones monoteistas, la cristiana, la islámica y la judí­a. Las tres son monoteistas, las tres creen en una verdad revelada en un Libro inspirado (la Biblia, la Tora o el Corán) que les ofrece pautas de conducta y/o valores y, al menos dos de ellas, esperan un más allá glorioso. Son como 2000 millones de personas.

Los no creyentes son los laicos, ateos o politeí­stas. Sus valores o pautas de conducta no tienen por qué provenir de la revelación, no tienen Dios o tienen muchos y no se consuelan con ningún más allá. Son como unos 4000 millones.

Los no creyentes son más y, a pesar de que los acontecimientos inmediatos nos ciegan, yo creo que tienen mejores perspectivas.

La diferencia principal entre las dos coaliciones opuestas es homotética a la distinción entre jerarquí­a y red. La jerarquí­a se asocia inmediatamente al monoteismo y al Libro y por lo tanto conforma una organización que posee un centro o una cúspide o unas raí­ces. En cambio la red es lo contrario, no tiene un centro único, cúspide o raiz y, o bien no tiene Dios o bien tiene muchos pequeñitos.

Al fin y al cabo esto no es sino la gran diferencia entre el árbol del saber y la gran enredadera del conocimiento. Y de esta diferencia básica se dereivan otras singularidades que son las que me interesa destacar y de cuyo examen se sigue que hoy los tiempos favorecen a la segunda concepción.

La primera singularidad tiene que ver con la ciencia. Las religiones monoteistas tienen algún probemilla con la ciencia, como el del creacionismo, pero no me refiero a eso; sino a que no son capaces de mantener un sano relativismo respecto a la verdad. Para ellos la verdad es siempre única. Pero, aunque esto parece una certeza lógica, solo aplica a la verdad total, algo que no se alcanza nunca y que no es sino un simple espejismo de la gramática. La verdad alcanzable es siempre relativa al momento del la investigación y al planteamiento seguido. Esto es obvio para los orientales; pero a nosotros, herederos de la Biblia y alejados de nuestras raí­ces helénicas, nos ha costado tanto entenderlo que, de hecho, todaví­a no somos conscientes de ello. Mi predicción a este respecto es que a medio plazo los éxitos ciéntí­ficos nos llegarán desde oriente, centro de los descreí­dos.

La segunda diferencia singular es la de los valores. Es imposible para los no creyentes tomarlos como absolutos y se ven obligados a verlos como como pautas de conducta evolutivas que son dependientes del recorrido. Es decir que podrí­an ser otras. Esto tiene influencia para la consideración de la educación. Los unos quieren que sus hijos sean educados en los valores revelados y que son los que han dado estructura a su peripecia vital e incluso sentido a su vida. Los otros quieren que educadores extraños no se metan en esas cosas y que los valores sean trasmitidos por los mayores a los jóvene animándoles siempre a irlos cuestionando, eliminando algunos y dando a luz a otros. Aquí­ pronostico una educación en red que solo transmita información y una educación en valores en el ámbito en el que se crí­en los niños.

La contraposición principal que he perfilado me parece mucho más básica que el conflicto de civilizaciones entre el cristianismo y el islamismo. La cuestión no es si se puede o no prestar con interés, o si se puede representar visualmente lo sagrado. La cuestión inmediatamente relevante, además de dirimir las diferencias que provienen de las dos singularidades, es si el merado global y realmente competitivo tiene má prvenir en uno u otro de los dos campos en liza. Yo creo que de los monoteistas no podemos esperar más que un mercado imperfecto medio capturado por los cercanos a la cúspide. Este es el peso del Libro. La esperanza de la igualdad de oportunidades que deriva de la verdadera competencia solo puede llegarnos del oriente sin dios, de la levedad de la ausencia del Libro. En cuanto se decida a abandonar sus prácticas autoritarias. Cualquier dí­a de estos.

«El peso del Libro» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 13 de Febrero de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Una reflexión muy sugerente, Juan.
    Aunque vas mucho más allá en tus conclusiones, me quedo con el relativismo, que comparto plenamente.
    Estoy de acuerdo en que a cuestión que se plantea, para mí, no es, desde luego, entre islamismo y cristianismo. En todo caso, sería entre Islam político y sociedades que, siendo de raíces cristianas, tienen, con sus contradicciones, separación de esferas entre la espititualidad personal y los valores y reglas comunes.
    Por eso, el conflicto es, ante todo, dentro del islam, como lo está aún hoy de forma latente en nuestras sociedades.
    Todo esto, en clave hispano-española, responde bien poco a la lógica que describes. Ahí coincido más con la línea que apunta David de Ugarte al final de su post http://www.deugarte.com/urrutia-huntington-y-clooney. El debate, desde la derecha, sigue claramente la misma lógica de discurso que se aplica a otras cuestiones (Estatuto, ETA): la definición de las amenazas y la afirmación de la debilidad del gobernante ante las mismas. Trufado, eso sí, con unas gotas de supremacismo de civilización.
    Puesto que pueden afirmar esto y lo contrario sin que su su imagen hoy aparentemente dogmática se lo impida, ¿no debiéramos concluir que tal vez la derecha, especialmente desde el poder, es más relativista que todos nosotros juntos?.

  2. Juan Urrutia dice:

    No quiero creer que yo vaya a ser el último de los liberales. Lo que ocurre es que ser liberal es muy dificil y que es muy fácil presentar aporías resultanyes de la decisión de conducirse como tal. Lo que cuento en mi post no es nada nuevo y David y yo lo hemos hablado mil veces: el árbol frente al rizoma o enredadera. Dos concepciones muy diferentes de entender la convivencia entre las personas en cualquier ámbito. Pero me temo que la amplitud de esta metáfora no es captada del todo.No la calibran
    bien ni la derecha ni la izquierda con todas las excepciones personales que haya que hacer.
    Yo estoy contigo Rafael que lo importante en algunos de los episodios recientes no es la libertad de expresión; sino la separación entre Religión y Estado y que lo importante es apoyar a las fuerzas que empujan desde dentro en favor de la libertad.
    Otra cosa distinta es lo del relativismo. Un relativismo bien entendido (como diría el inefable Fraga)me parece fundamental. Y no por razones de tolerancia; sino por estrictas razones de acercamiento a esa verdad nunca alcanzable. Sin embargo yo no veo hoy y aquí a una derecha que persiga de este modo la verdad; sino a una derecha descarada a la que esa cuestión le da lo mismo. Para ser exactos tampoco veo mucho celo relativista en la izquierda que, en buena parte, ha dejado su estandarte internacinalsta y utópico para entrar en una liza política normal, donde esas armas no son muy eficaces,y para ganar las batallas.
    Pero alguien tiene que decir que esta política de la que somos testigos no es que sea mala o buena, es que no está a la altura de los tiempos.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Hoy Juan Urrutia publica un post “seminal”, de esos que sin duda darán mucho juego y que a mi juicio le posicionan como the last of the liberals en una derecha española tan invadida por el extremismo nacionalista- religioso que la misma palabra liberal está secuestrada. […]

  2. […] Hace tiempo comenté sobre el peso del Libro. Me refería a estos tre libros inspirados o dictados por la divinidad y hacía notar el peso con el que nos han hecho cargar. En París hace unos días pensé que pretenden ser libros que intentan hacérsenos confiables y hoy pieso que son muestras de la búsqueda del poder descarnado. […]

  3. […] Juan Urrutia publica un post “seminal”, de esos que sin duda darán mucho juego y que a mi juicio le posicionan como the last of the […]

  4. […] tiempo comenté sobre el peso del Libro. Me referí­a a estos tre libros inspirados o dictados por la divinidad y hací­a notar el peso […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.