Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El paisaje y la abstracción

La exposición de la Fundación March plantea unos problemas que no resuelve. En La Abstracción del Paisaje. Del Romanticismo nórdico al Expresionismo Abstracto, hay en juego cuatro conceptos que se entrecruzan sin orden ni concierto: paisaje, romanticismo, expresionismo y abastracción. Me gustarí­a ordenarlos a mi manera para tratar de de descubrir la idea que presiento está ahí­ y que creo, no sé porqué, que me va interesar.

Entiendo perfectamente bien el intento del difunto inspirador de la muestra (Robert Rosenblum) de encontrar un precedente histórico del expresionismo americano de los cincuenta en el romanticismo nórdico. El adanismo americano queda así­ reducido a sus justos lí­mites si la interpretación propuesta fuera cierta. Si lo es o no lo es es algo muy académico que a mí­, claro está, no me interesa. Es decir, disfruto de Rothko con independencia de que sus superficies tengan un precedente en Friedrich o en cualquiera de los otros artistas epuestos, aunque reconozco que la presentación de Friedrich a la sociedad americana de los años setenta debió tener su mérito.

Entiendo también, creo, que el expresionismo es ciertamente abstracto; pero me parece obvio que la abstracción ha estado siempre ahí­ desde que comienza, cuando comienc, el arte. Un bisonte de Altamira es abastracto como lo es cualquier pieza hiperrealista. No veo porqué el romanticismo nórdico serí­a digno de especial atención como antecedente o génesis del arte abstracto.

Me gusta el arte abastracto por su indeterminación ya que me deja libertad para despojarme de mis categorí­as rutinarias de la forma más personal posible. Es como un psicoanalista lacaniano que solo distorsiona tu propia deriva neuronal con un breve toque. Además tiene necesariamente que descubrir a un inexperto como yo la orgí­a del color que, finalmente, es lo que a mí­ me hace comprarme un cuadro aunque no sea abstracto. ¿O no?

Pero qué tiene el paisaje que ver con todo esto?. Esta es la pregunta que se desprecia en la exposición a la que me estoy refiriendo y es justamente la que me interesa. El paisaje no es consustancial a la pintura. No existe desde el principio de lo que nos enseñan es el arte y más tarde aparece en sustitución de los fondos dorados que daban soporte a ciertas figuras humanas, en general religiosas. El paisaje en la pintura nace asociado a los animales, de ahí­ que cuando hablo de paisaje esté reamente hablando de naturaleza de forma que la pregunta es porqué la naturaleza, con independencia de erudiciones varias, lleva a la abstracción?

La respuesta deberí­a ser obvia para cualquier cientí­fico natural y todos hoy tenemos algo de eso en neuetro ADN. No hay manera, en efecto, de entender nada de lo que nos rodea si queremos entenderlo todo en toda su minuciosidad. La clave está en organizar esa naturaleza en categorí­as más o menos amplias que conforman el explanandum que ya, para empezar, se refiere a la realidad de una manera por lo tanto abstracta.

La forma de organización de ese material en bruto es lo que distingue la buena ciencia de la mala, la que tiene exito explicativo de la que se estanca. Y no hay reglas para efectuar bien esa organización ni en la ciencia natural ni en los intentos de ciencia social ni en el pensamiento no disciplinado ni autocosciente. Es quizá la pasión la que guí­a las primeras clasificaciones. Así­ en el romanticismo, por volver al tema de la eposición de la March, parece hinotizado por las montañas que están a punto de derrumbarse sobre el personaje central de la pieza artí­stica o al menos le asombran y le proporcionan un sentimiento de una fuerza externa que le domina y le incita la adoración o el respto reverencial.

«El paisaje y la abstracción» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 14 de Octubre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Esta vez, ya prevenido, lo miro en Bilbao para ver algo especial en su relacion con el paisaje o la naturaleza. Esto le pone en relación con la exposición de Patinir que he visto esta temporada en el El Prado y con la que todaví­a se exhibe en la Fundación March sobre la abstracción y el paisaje. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.