Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El estatuto del personal docente e investigador

Hace un par de días murió Theodore Roszak, un gurú de la contracultura que marcó mi juventud con su anticientifismo justo cuando yo pretendía acercarme a lo que creía era algo así como la ciencia económica. Esa desaparición ha hecho que relea un par de declaraciones recientes que han aparecido en El País en realación a la última versión del borrador del Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI).

Comencemos por el artículo firmado por algunos conocidos investigadores y sostenido por más de dos mil investigadores Por la calidad de las Universidades públicas del 9 de julio. Denuncian la burocratización innerente a la consolidación de la gestión como mérito para el progreso en la carrera docente e incesigadora en particular y la sindicalización en general. Añaden que el borrador se olvida de la tarea básica de generar y transmitir conocimiento, ciencia y tecnología, todo ello riqueza cultural (¿?), como garantía de la igualdad de oportunidades (???) y, finalmente, que los perjudicados son lo jóvenes.

Aparte de no entender lo que es riqueza cultural y mucho menos que esa riqueza sea garantía de la igualdad de oportunidades, no todo lo aparentemente obvio en esa declaración lo es realmente. No lo es, al menos para mí,que los perjudicados sean los jóvenes ni que la gestión académica no pueda ser un mérito de ascenso aunque, en este caso, no se debiera mezclar con la carrera docente e investigadora. Lo más importante para mí, sin embargo, es al aparente prejuicio que se causaría a los jóvenes profesores universitarios. Si realmente se está preocupado por los jóvenes debe ser porque la rotación en la dirección de la invetigación debería ser rápida, pero entonces la manera mas fácil de conseguir esto sería dejarles paso de acuerdo con el mérito y redefinir éste para que no prime (tal como hace ahora el sistema basado en el índice h a los mayores). Para ello se debería utilizar un sitema que no solo acumula puntos sino que, además, los reduce cuando uno comienza a no estara la altura de sí mismo.

Es en este punto en el que el recuerdo de Roszak me vuelve a la cabeza. No estoy en contra de la clasificación, pero no comparto algunos efectos colaterales de la forma aparentemente científica de confeccionarla. Si bien contamos con caracerizaciones axiomáticas del indice h no soy consciente de que nadie se haya preocupado de la caracterización de métodos alternativos como el que se utiliza por la ATP para rankear a los tenistas.

La contestación que un grupo de sindicalistas de CCOO ofreció a los pocos días no responde a esta preocupación básica sino que se fija en otros aspectos entre los cuales quiero destacar dos. Si leemos con cuidado lo que dicen en Peligrosa propuesta para la universidad del 15 de julio, encontramos, naturalmernte, la defensa de la calidad de la docencia y la investigación aunque implícitamente parecen afirmar que esa defensa la puden llevar acabo los sindicatos. Pero lo interesante es que acusan a los investigadores de casta (o mafia añado yo) que no hacen sino defender su poder y, sobre todo que mencionan tanto a las autonomías y sus competencias en la materia que nos ocupa, como la autonomía universitaria.

No son dos puntos desdeñables.El “neocentralismo” debería ser reconocido como presunto culpable de ciertas cosas en el mundo de la ciencia en las que ahora no puedo entrar. Y la autonomía universitaria debería ser respetada permitiendo la iniciativa en materia de progreso académico y de establecimiento de una carrera paralela de gestión que si bien no debería permitir llegar a catedrático sin investigación, sí podría permitir alacanzar cotas retributivas similares.

Pero no quiero quejarme más. Al fin y al cabo ninguno de los dos comentarios menciona la generación de riqueza asociada a la investigación, una justificación que no me gusta. Ahora que lo pienso quizá sea la mención a la riqueza cultural la prueba de que lo que los investogadores aprecian es el conocimiento en sí mismo.

«El estatuto del personal docente e investigador» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 22 de Julio de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.