Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El desenlace aparente del asunto Skoda

Un día el contacto final se hizo el encontradizo y, como quien no quiere la cosa, me metió en un pesquero que, desde un puertito cercano a Carnac, me depositó en Guernessey y me dejó en manos de un empleado de banca que me escoltó hasta un Banco que parecía un casa de campo. Por fin me iba a enterar de lo que yo tenía que ver con los Skoda a través de mi padre y su trabajo para los aliados que necesariament tuvo que ser clandestino ya que los astilleros Euskalduna, donde él trabajaba, ya habían sido depurados y convertidos en una gran empresa de destino en lo universal.

Fueron muchas horas de explicaciones que apenas podré resumir pues mi nerviosismo y la complejidad del asunto hicieron que no me enterara muy bien de los detalles.

Cuando, más o menos recientemente, la checa Skoda fue adquirida por la Volkswagen, las due dilligence hicieron surgir documentos que reflejaban las deudas del Estado español con aquellos ciudadanos privados de sus bienes por el ejército nacional. Allí estaba, entre otros muchos, el reconocimento del embargo del automóvil de mis padres. Creo que habían llegado hasta allí como parte de la ayuda alemana a la victoria de Franco aliviando la deuda del nuevo régimen.

La guerra mundial volvió a enterrar esos documentos en algún lugar de la República Democrática Alemana, y hace unos veinte años, la caída del muro hizo surgir en la conciencia de esos fabricantes checos de automóviles la idea de que podrían presionar a a República Federal para que les otorgaran concesiones o subsidios. Estos fueron mayores de lo normal a cambio de que Checoslocaquia se hiciera cargo de la deuda acumulada por los tenedores de aquellos reconocimiento de deuda a los españoles que, en su día, fueron propietarios de un automóvil Skoda.

En el segundo año dela presente crisis, una comision secreta de toda la industria automovilistica mundial se planteó el futuro de esa industria que dificilmente podría sobrevir si las cosas se ponían realmente graves. Se repartieron tareas y entre los arreglos y enjuagues les correspondió a los de Skoda arreglar este desaguisado.

No hace falta, supongo, que les recuerde las inusitadas propiedades del interés compuesto. Resullta que el valor reconocido en el 37 de un Skoda seminuevo requisado y que ofrecía un interés anual razonable, se ha transfomado hoy, después de más de 70 años en una suma de dinero totalmente desorbitada que, por un lado, fue provisionada por la automovilística mediante un depósito en un Banco suizo y que, por otro lado,con estos líos de los paraísos fiscales, está todavía a nombre de mi padre en un banco de Guenessey.

Salí de ese banco y de esa isla por el mismo camino por donde había venido, pero siendo potencialmente una persona muy rica siempre que yo fuera realmente el heredero legal de Rafael Urrutia, cosa fácil de demostrar.

Podría decir que la historia de la persecución a la aque me he visto sometido ha tenido un final feliz y no dejaría de ser cierto que no sentirme perseguido es maravilloso, pero lo del inmenso e inesperado influjo de dinero es otro cantar que va a necesitar su tiempo y sus gastos de transacción antes de hacerse efectivo y que, en todo caso, no estoy seguro de que sea realmente bueno para mí.

Ya estoy de regreso de este extraño viaje y no paro de darle vueltas a la cosa. Hoy mismo he tomado un taxi Skoda y, ya sin ingún reparo, me he hecho conducir al Banco que espero me asesore. Ya les contaré.

«El desenlace aparente del asunto Skoda» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 4 de Septiembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.