Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El cuadro del Vincci. Posada del Patio

La comprensión del efecto del marco sobre el significado de algo también abre el camino hacia la imposibilidad de zanjar cualquier discusión pues ante el encuadre favorable a una postura, siempre cabe uno más amplio que iguala las fuerzas en juego, pues todo cuadro está dentro de un cuadro más amplio.

vincci-malaga-cuadroFrame analysis es el estudio de lo que llamaríamos, más alla de las obras de arte visuales, el contexto.

El marco de un óleo o el encuadre de un fotograma dan sentido a uno u otro o lo perfilan cuando ya lo tienen hasta constituir una narrativa completa. No se puede tener una conversación propiamente dicha sin ese contexto pues si éste no existe la conversación ya no es igualitaria en términos de poder y resulta cualquier cosa, un diálogo, una charla o lo que sea, pero no una conversación. The Rhetoric of the Frame es una preciosa colección de ensayos sobre el marco, cada uno desde un punto de vista distinto, que obra en mi poder desde hace muchos años cuando todavía me interesaba por la Economía de la Cultura y que no he leído hasta ahora más allá de la contraportada pero que paso a mi mesilla de noche, antesala de la lectura de verdad. El mero hecho de que nos preocupemos de la retórica del contexto llama la atención inmediatamente sobre las posibilidades de manipulación de la fijación del marco en el que se ha de desarrollar una conversación determinada. En la medida en que ese marco encuadra el contexto y delimita el espacio de la discusión y de la crítica no es de extrañar que sea objeto de las mil formas de retórica.

¿Qué ocurre cuando ese marco es sobrepasado por una prolongación de lo enmarcado fuera del marco?. Esto es exactamente lo que pasaba en nuestra habitación 224 del hotel Vincci Posada del Alto en Málaga hace una semana cuando fuimos a una boda familiar en esa ciudad, que el contexto ya no es delimitador sino que abre la discusión o la representación a otro mundo y lo hace de una manera determinada quizá intencional. Como hay muchas maneras de hacerla nos topamos de frente con el relativismo y con la oportunidad de prostituir la conversación, el encuadre o la representación. Pero también abre el camino hacia la imposibilidad de zanjar cualquier discusión pues ante el encuadre favorable a una postura, siempre cabe uno más amplio que iguala las fuerzas en juego, pues todo cuadro está dentro de un cuadro más amplio tal como era el caso en ese hotel: el cuadro no era sino una parte de la pared de la habitación del hotel y si el cuadro me sugería un nudo la pared que contenía el cuadro me incitaba ala huida hacia el país sin nudos.

Entendido esto me dormí. Pero tuve terribles sueños en los que ante un encierro angustioso me escapaba en el último momento y la huida era toda una victoria liberadora.

«El cuadro del Vincci. Posada del Patio» recibió 0 desde que se publicó el domingo 15 de septiembre de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.