Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El club de lectura de mi mujer

Me ha ganado por la mano y ha organizado, junto con unas amigas, un club de lectura, algo que yo siempre quise hacer.

Y, además, logra reavivar en mí­ el voyeurismo. Lo que yo darí­a por poder ver a todas ellas opinando sobre la novela asignada para ese dí­a. Mirar por un agujerito igual me descubrí­a su secreto, aunque cada vez soy más escéptico respecto a la existencia de semejante secreto. Les femmes ne son pas magiques, por contestar a una pregunta de Jean Pierre Leaud en alguna pelí­cula; quizá La maman et la putaine o quizá cualquiera de Truffaut.

Ayer, en broma, una amiga, miembro fundador del club, me preguntó si no tendrí­a yo un par de ideas geniales para la sesón del club a la que acudí­an en ese momento. Contesté que no tení­a ninguna genial y desde luego no más de una.

Esa una era decir con todo el morro que Los detectives salvajes de Roberto Bolaño no es sino una glosa de la siguiente idea poética de Baudelaire:

Oh ma frivole
Je t ´adore
avec la pasion
D ´un príªtre
Pour son idole

Lo que mueve el poema son la idolatrí­a, la pasión y, figura fundamental, el sacerdote, religioso o no, como el único ser que puede consumar la pasión en la idolatrí­a. Y todo adolescente poeta es un sacerdote que necesita su í­dolo para saciar su pasión. Y quizá también sea cierto que todo sacerdote idólatra no sea sino un adolescente apasionado.

«El club de lectura de mi mujer» recibió 0 desde que se publicó el Martes 6 de Mayo de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.